CINEBLOG.NET

 

Rainer W. Fassbinder - 1974 - 'Todos nos llamamos Ali'Cuando ya parecía que no podía aparecer nada nuevo en el género dramático, Rainer W. Fassbinder (“La ley del más fuerte”, 1975, “El matrimonio de María Braun”, 1979, o “Berlin Alexanderplatz”, 1980) consiguió imprimir un sello particular a su cine, un camino que luego seguirían directores como Pedro Almodóvar o Todd Haynes y que bebía de los complejos (tanto temática como estéticamente) melodramas de los años 50. De hecho “Todos nos llamamos Alí” combina el argumento de “Solo el cielo lo sabe” (Douglas Sirk, 1955) con la realidad social alemana del momento, mostrando los dos grandes intereses de Fassbinder: por un lado uno cinéfilo, su gusto por el barroquismo visual y conceptual del cine de Sirk; y por otro uno social, su afán por la crítica socio-política que se desprendía de sus ideales anarquistas y contraculturales. Una estupenda fusión entre arte y mensaje, entre cine y protesta.

La relación entre un treintañero marroquí (El Hedi ben Salem, amante de Fassbinder, que al igual que él terminaría suicidándose) y una viuda de 60 años dará lugar a toda una serie de situaciones que pondrán en tela de juicio la tolerancia de la sociedad, a través de la sórdida y romántica mirada del director bavaro.

La historia ya había sido relatada por Margarethe von Trotta en un film anterior de Fassbinder (“El soldado americano”, 1970) y aún vagaba por la cabeza del polémico director cuando fue concebida como un sencillo entretenimiento entre dos aparatosas producciones televisivas (aunque acabó por convertirse en una de las mejores películas del director); buscando el realismo y la austeridad (con la fría fotografía de Jürgen Jürges o la ausencia de banda sonora) con el fin de centrar la atención del espectador en la historia. Pero Fassbinder no se limita a mostrarnos los hechos confeccionando una emocionante historia de amor imposible, sino que también profundiza con tristeza e ironía en los resortes que la sociedad tiene para reprimirnos y fomentar los prejuicios. Una de las grandes obras maestras del ‘Nuevo Cine Alemán’.

 

– Para los amantes de la camada de descendientes de Douglas Sirk.

– Imprescindible para acercarse a uno de los directores más destacados de cine alemán de los 70 (Fassbinder se suicidó en 1982).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies