CINEBLOG.NET

 

Sydney Pollack - 1969 - 'Danzad, danzad malditos'Aunque en los 80 se convirtiese en una especie de vaca sagrada del mainstream (debido sobre todo a “Memorias de África”, 1985), lo cierto es que la filmografía de Sidney Pollack en los 60 y parte de los 70 es una de las más interesantes y originales de su generación; desde la transgresión de géneros de “El camino de la venganza” (1968) o “La fortaleza” (1969), hasta sus excelentes “Yakuza” (1974) o “Los tres días del cóndor” (1975). “Danzad, danzad malditos” fue una de sus cumbres, erigiéndose como el prototipo de cine crítico, valiente, existencialista y social. La historia de una maratón de baile en los años posteriores al ‘Crack del 29’ sirve a Pollack para representar el naufragio del Sueño Americano y la hipocresía de toda una sociedad. Fábula humana perfectamente extrapolable a la actualidad, repleta de mala sombra y sarcasmo a raudales en la que las miserias de los hombres (y mujeres) se ponen a flor de piel.

En medio de la crisis económica más grande que habían conocido los estadounidenses, una serie de personajes se disponen a participar en un concurso de baile para ganar 1500 dólares. El premio será para los concursantes que más tiempo aguanten bailando y mientras ellos se ponen al límite de sus fuerzas para ganar, se convierten también en todo un espectáculo para los espectadores.

La enorme fuerza simbólica de esta implacable competición humana (basada en la novela de Horace McCoy) y las maneras rebeldes, críticas y renovadoras de Sydney Pollack (unido a un conocimiento de la técnica forjado en la televisión) convirtieron el film en una de las parábolas sociales más inteligentes y despiadadas de la historia, en uno de los más certeros acercamientos a la crueldad de la sociedad moderna; aderezado todo con una banda sonora repleta de éxitos de la época (jazz, big bands, …) y unas interpretaciones de primera de un heterogéno grupo de actores en estado de gracia (Gig Young, que logró el Oscar al mejor actor secundario, Jane Fonda, Red Buttons, Susannah York, Bruce Dern, Bonnie Bedelia o Al Lewis, el popular abuelo de “La familia Monster”).

 

– Para cinéfilos socialmente críticos que sepan ver en los errores del pasado los de hoy día.

– Imprescindible para buscadores de épica cotidiana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies