CINEBLOG.NET

 

Blake Edwards - 1968 - 'El Guateque'El creador de la Pantera Rosa, Blake Edwards (“Desayuno con diamantes”, 1961, “Días de vino y rosas”, 1962, o “10, la mujer perfecta”, 1979), volvió a unirse a Peter Sellers (tras su rol del Inspector Clouseau) para rodar este tronchante homenaje al cine cómico clásico repleto de gags inolvidables que se van sucediendo ‘in crescendo’, hasta el  desmelenado y orgiástico clímax final, a base de equívocos humorísticos, torpezas varias y unos divertidísimos secundarios (impagable Steve Franken como camarero borracho). Rodada prácticamente sin diálogos, “El Guateque” es un recital interpretativo de Peter Sellers, en su primer film en EE.UU., que recurre a diversos clichés del cine mudo (Chaplin, Keaton o Lloyd están presentes, pero también se aprecia la admiración de Edwards por Jacques Tati) en un festival de puro entretenimiento con fondo de free jazz.

Hrundi V Bakshi (Peter Sellers) es un incompetente actor hindú que prueba suerte en Hollywood con una película de aventuras, pero es despedido cuando accidentalmente arruina el rodaje. Por equivocación es invitado a una fiesta que organiza el productor del film que acaba de boicotear. Su excéntrica personalidad hará que la fiesta corra la misma suerte que la película, aunque también conocerá a la encantadora Michelle (Claudine Longet).

La cultura de finales de los 60, el cine dentro del cine, la confrontación de la torpeza con los más modernos avances tecnológicos, la comedia física más tronchante, la crítica a la superficialidad de las clases altas y el ‘romance loser’ se mezclan en un cóctel irresistible que parece decirnos que a pesar de los hipócritas y acomodados adultos podemos seguir confiando en la frescura y la falta de prejuicios de la juventud. Blake Edwards juega con la arquitectura del entorno (ese modernismo que tanto recuerda a “Mi tío” o “Playtime”), con los heterogéneos personajes y con las más diversas situaciones (como la cena o la visita al aseo del piso de arriba) en su búsqueda incansable del gag más efectivo (a veces dejaba improvisar a Sellers hasta que salía algo divertido), y el resultado merece la pena.

 

– Para los buscadores de las mejores comedias de la historia.

– Imprescindible para recuperar a dos hitos del cine cómico como Blake Edwards y Peter Sellers.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies