CINEBLOG.NET

 

Rex Ingram - 1921 - 'Los cuatro jinetes del apocalipsis'El arrollador éxito de la novela “Los cuatro jinetes del apocalípsis” (publicada en 1916) del revolucionario escritor valenciano Vicente Blasco Ibáñez lo llevó a convertirse en el libro más vendido en EE.UU. en 1919; lo que provocó que solo dos años después Hollywood convirtiese este épico drama bélico en una de las películas más exitosas de la historia del cine mudo. Rex Ingram (uno de los grandes directores de la década gracias a “El prisionero de Zenda”, 1922, “Scaramouche”, 1923, o “El árabe”, 1924) dirigió el film con la pasión y la inventiva de los pioneros que estaban creando con sus decisiones a pie de plató un nuevo lenguaje artístico. “Los cuatro jinetes del apocalípsis” abordaba las trágicas consecuencias de la Guerra Mundial desde un punto de vista social y humano, siendo considerada una de las primeras películas en desarrollar una crítica antimilitarista.

Las hijas de la familia Madariaga se casaron una con un francés y otra con un alemán y viven todos en Argentina con el patriarca, un terrateniente de origen español. En vísperas de la Primera Guerra Mundial, el padre muere y la familia se divide: unos se trasladan a Alemania y otros a Francia, donde el joven Julio (Rodolfo Valentino) se enamorará de una mujer casada… pero la guerra no tardará en cambiarlo todo.

El inmenso éxito del film lanzó a la fama al mítico ‘latin lover’ Rodolfo Valentino, convirtiéndolo en el primer ‘sex symbol’ del cine (cuentan que su prematura muerte a los 31 años provocó el suicidio de admiradoras), gracias a su encanto en secuencias como el inolvidable tango. Pero la importancia de la película no se reduce a su influencia en el establecimiento de un ‘star system’ en Hollywood, sino que es un film atrevido (a Guerra Mundial había terminado hacía solo 3 años) y rotundo en un contenido ideológico (la censura aún no había metido sus garras en la industria del cine) que no gustó mucho al público alemán; además de una obra maestra de la técnica que fue comparada por su ambición argumental y artística con “El nacimiento de una nación” (David W. Griffith, 1915).

 

– Para interesados en las grandes obras del cine mudo.

– Imprescindible para estudiosos del origen del lenguaje cinematográfico.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies