CINEBLOG.NET

 

Barry Levinson - 1987 - 'Good morning, Vietnam'La crítica y el público se rindieron a la chispeante, ingeniosa, crítica y emocionante verborrea de Robin Williams en esta comedia dramática ambientada en la Guerra de Vietnam que no solo supuso el reconocimiento del protagonista de “El mundo según Garp” (George Roy Hill, 1982) como actor serio; sino que también significó un nuevo paso adelante en la carrera del guionista, realizador y productor Barry Levinson: minusvalorada figura hollywoodiense (a pesar de lograr un Oscar al mejor director por “Rain Man”, 1988) que logró compaginar con soltura destacables ejercicios autorales como su agridulce debut “Diner” (1982) o la semiautobiográfica “Avalon” (1990), con diversos productos comerciales de calidad como “El secreto de la pirámide” (1985) o “La cortina de humo” (1997). Las experiencias del disc-jockey real Adrian Cronauer durante los años 60 sirven al guionista televisivo Mitch Markowitz para desarrollar una apología de la libertad de expresión y de la incorrección política, además de reflexionar un tanto ingenuamente sobre la hipocresía de la burocracia militar.

El sargento de las Fuerzas Aéreas Adrian Cronauer (Robin Williams) llega a Saigón en 1965 para trabajar como locutor de radio en la emisora del ejército. Pero sus maneras provocativas y deslenguadas lo enfrentarán a la moralidad del teniente Hauk (Bruno Kirby), a pesar de que, por esto mismo, se está convirtiendo en un ídolo de los soldados.

Aunque “Good morning, Vietnam” no es una implacable crítica de la Guerra de Vietnam, ni una sesuda disección de los medios de comunicación y el estamento militar; los incendiarios monólogos de Robin Williams, una banda sonora repleta de clásicos de la época (Them, Beach Boys o James Brown) y un argumento que no por convencional deja de ser efectivo (Cronauer es un símbolo de la rebeldía de los 60), la convierten en un entretenimiento de primera que reventó taquillas sumergiéndonos en un revolucionario cambio de paradigma en el enquilosado mundo de la radio (y en la sociedad en general, debido a los movimientos contraculturales de la década).

 

– Para ver la Guerra de Vietnam desde un punto de vista diferente.

– Imprescindible para apreciar el talento de Robin Williams.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies