CINEBLOG.NET

 

Chris Columbus - 1987 - 'Aventuras en la gran ciudad'Chris Columbus (“Solo en casa”, 1990, “Harry Potter y la piedra filosofal”, 2001, o “Pixels”, 2015), el guionista que había puesto de moda las aventuras juveniles en los 80 gracias a “Los Goonies” (Richard Donner, 1985), se puso por primera vez tras las cámaras con esta digna representante del género. Con unos protagonistas que abarcan distintas etapas del desarrollo pre-adulto (la niñez, la adolescencia, …), “Aventuras en la gran ciudad” nos sumerge en una serie de peripecias urbanas para toda la familia (aunque fue calificado como no recomendado para menores de 13 por su lenguaje soez y sus referencias sexuales), con persecuciones, acrobacias, fatales golpes del destino, situaciones humorísticas y hasta un blues. Aunque una de las mayores bazas que juega el film de Columbus sea la nostalgia ochentera, es obvio que tiene el suficiente encanto, calidad y fuerza como para reivindicarla más allá de un simple placer inconfesable.

Chris (Elisabeth Shue) es una joven de 17 años a la que su novio deja plantada el día de su aniversario. Por ello decide hacer de canguro para Sara (Maia Brewton), una niña de 8 años, mientras sus padres van a Chicago a una fiesta. Debido a una emergencia, Chris tendrá que llevarse con ella a Sara, a su hermano Brad (Keith Coogan) y a su amigo Daryl (Anthony Rapp), ambos de 15 años, a Chicago, para ayudar a una amiga.

Elisabeth Shue (que despuntaría en los 90 con films como “Leaving Las Vegas”, 1995, de Mike Figgis) se desmarcó de su papel prototípico de los 80 como ‘novia de’ (de Ralph Macchio en “Karate Kid”, 1984, de Tom Cruise en “Cocktail”, 1988, o de Michael J. Fox en “Regreso al futuro II”, 1989) y se lo pasó de lo lindo en este trasunto juvenil de “Jo, ¡qué noche!” (Martin Scorsese, 1985) que resulta perfecto para desintoxicar a nuestros hijos del ultratecnificado, y a menudo vacío, cine de superhéroes moderno y demás noñerías Disney. Y por si fuera poco, cuenta con una genial banda sonora que va desde los Rolling Stones o Iggy Pop a Muddy Waters o Sam Cooke (además de la vibrante música original del llorado Michael Kamen).

 

– Para pasar un buen rato con toda la familia (o sin ella).

– Imprescindible para nostálgicos ochenteros.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies