CINEBLOG.NET

 

Neill Blomkamp - 2009 - 'Distrito 9'Excelente muestra de como el cine de ciencia-ficción se puede utilizar para hacer crítica social y política de calidad. Buenos efectos especiales, buenas interpretaciones y un guión cuya premisa ya es una joya impulsan este film con el que el antiguo animador en 3D Neill Blomkamp (“Elysium”, 2013, o “Chappie”, 2015), especializado en alienantes parábolas futuristas, nos habla de la xenofobia, los desalojos forzados, las grandes corporaciones, los medios de comunicación o los refugiados, sin dejar de lado el espectáculo. Y es que este trasunto de la era del apartheid sudafricano, que comienza como un documental y termina como un blockbuster de acción trepidante, sabe moverse con envidiable agilidad por diversos palos de la ciencia-ficción, desde las invasiones extraterrestres a los experimentos genéticos, pasando por ese militarismo high-tech y adrenalínico que tan buenos momentos ha dado al género desde “Aliens. El regreso” (James Cameron, 1986).

En 1982, una nave extraterrestre apareció sobre la ciudad de Johannesburgo, cuando las autoridades entraron en ella descubrieron centenares de seres desnutridos y al borde de la muerte. Aunque al principio recibieron ayudas humanitarias, con el tiempo el gobierno terminó por encerrarlos en una suerte de campo de refugiados llamado Distrito 9. Ahora intentan desahuciar a los alienígenas para llevarlos a un nuevo lugar, más apartado de la ciudad.

Desde su atípico protagonista (un correcto Sharlto Copley) a su hiperrealista y polvorienta concepción visual, todo es original y atractivo en este clásico moderno de la ciencia-ficción producido por el mismísimo Peter Jackson, al que no obstante se puede acusar de acercarse peligrosamente (sobre todo en su último tramo) a productos hollywoodienses con menos sustancia. Sea como sea “Distrito 9” es diferente a casi todo lo que se había visto en el cine de invasiones alienígenas (aún con paralelismos con “Alien Nación”, 1988, de Graham Baker), un reflexión social y moral que nos hace plantearnos nuestros propios valores y nos mantiene pegados a la pantalla durante casi 2 horas.

 

– Para todos los que les encantan las dobles lecturas.

– Imprescindible para los amantes del cine de ciencia-ficción con trasfondo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies