CINEBLOG.NET

 

Stanley Kramer - 1963 - 'El mundo está loco, loco, loco'La codicia humana es el leit-motiv de esta comedia épica tan desenfrenada como divertida, cargada de gags geniales y escenas memorables que recorren toda la tradición de la comedia americana a través de un sentido del humor muy físico y un espíritu de cartoon. El rey del cine con mensaje de los años 50 y 60, Stanley Kramer (“Fugitivos”, 1958, o “Vencedores o vencidos”, 1961), se desmelena en este film que cuenta la búsqueda por parte de los más variados personajes de un botín enterrado, provocando una carrera que creó escuela y fundó un subgénero al unir la comedia coral con las road movies. El especialista en comedias William Rose (que lograría el Oscar por otro film de Kramer: “Adivina quien viene esta noche”, 1967) construyó una delirante trama que tiene en la ambición desmedida del ser humano, y sus tronchantes consecuencias, su mejor baza; todo un espectáculo desenfrenado al más puro estilo de “Los autos locos” (1968–1970) que se extiende durante tres horas (a priori impensable para una comedia).

Una familia de vacaciones, unos amigos que van a Las Vegas y varios personajes más presencian un accidente en una lejana carretera del sur de California. Antes de morir, el accidentado confiesa que ha escondido 350.000 dólares en Santa Rosita, cerca de la frontera mexicana, justo debajo de una gran ‘W’. Aunque al principio hablan de repartirse el botín, pronto se convertirá en una carrera para llegar antes a Santa Rosita.

Un reparto de vértigo compuesto por grandes estrellas del cine como Spencer Tracy, Mickey Rooney o Peter Falk y por un plantel interminable de cómicos que sirve como homenaje a toda la historia del género, desde el cine mudo (con Buster Keaton) o la comedia sofisticada (Jack Benny) hasta la comedia de los 50 (Milton Berne o Jerry Lewis que hace también un cameo) y por supuesto a la comedia televisiva (con casi un centenar de actores tan populares como Don Knotts, Sid Caesar, Carl Reiner o los Tres Chiflados). De Blake Edwards a “Los Simpsons”, pasando por Hanna-Barbera o Steven Spielberg, nadie ha podido resistirse a homenajear esta influyente comedia.

 

– Para todos los que quieran alegrarse un poco.

– Imprescindible para amantes del ‘slapstick’ o comedia física.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies