CINEBLOG.NET

 

René Laloux - 1973 - 'El planeta salvaje'El guionista y director de cine de animación parisino René Laloux debutaba en el largometraje con esta primera aproximación al universo literario del novelista francés Stefan Wul (volvería a el en la también estupenda “Los amos del tiempo”, 1982). Laloux se alió con el polifacético ilustrador Roland Topor (con el que ya había trabajado en varios cortos), el cual no solo coescribió el guión sino que se ocupó del diseño artístico, creando un imaginativo entorno surreal inspirado en Dalí o De Chirico, donde esta simbólica historia de ciencia-ficción y aventuras se desarrolla en una atmósfera enrarecida y amenazadora. “El planeta salvaje” funciona como parábola esperanzadora de la sociedad, la relación que tenemos con los demás seres vivos y la propia condición humana; todo con un siniestro tono antropológico que convirtió el film en uno de los estandartes del nuevo cine de animación, más adulto, enriquecido por técnicas y estilos vanguardistas y con una temática compleja.

En un lejano planeta una raza de gigantes llamados Draags domestican y usan como mascotas a seres humanos. Terr es un joven humano que consigue escapar de su amo y encontrar en un jardían a una tribu de hombres que viven en libertad, aunque siempre con el peligro de que los Draags los exterminen, cosa que hacen periódicamente.

El surrealismo y la psicodelia que desprenden tanto los apartados visuales (la cuidada animación ‘stop motion’ con recortes le da un aire pictórico irresistible) como la cálida e inquietante banda sonora de Alain Goraguer (que mezcla lo sinfónico con la música de la época), son el fondo perfecto sobre el que desarrollar un argumento que trata temas como el racismo, el especismo, la guerra (la guerra fría marcaba el panorama internacional y la Guerra de Vietnam llevaba más de una década de vergüenza y crimen) o la eterna disputa entre la fe y el conocimiento. El film se convirtió rápidamente en un clásico del cine de animación, logrando ser premiado en Cannes y que un Roger Corman, interesado en producciones de autor europeas, lo distribuyese en EE.UU.

 

– Para amantes del cine de animación diferente e inteligente.

– Imprescindible para los incondicionales de la cultura de finales de los 60.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies