CINEBLOG.NET

 

François Truffaut - 1966 - 'Fahrenheit 451'Uno de los grandes clásicos europeos de la ciencia-ficción con mensaje, “Fahrenheit 451” (adaptación de la novela de Ray Bradbury) es también un ejercicio estético un tanto demodé, cine de género de autor, una crítica inteligente a los totalitarismos, una oda a la literatura y una prueba evidente del gusto de la Nouvelle Vague por el cine de género. François Truffaut (“Los 400 golpes”, 1959, “Jules et Jim”, 1962, o “La noche americana”, 1973) desarrolla la tesis de Bradbury (el control gubernamental vendrá de la imposibilidad de acceder a la información, aunque en la actualidad vemos exactamente lo contrario) desde un punto de vista sesentero, con cierta psicodelia y extraños movimientos de cámara; con el espíritu cinéfilo y contestatario de su generación, plagando el film de referencias literarias y cinematográficas y protestando por la alienación social, los medios de comunicación y la idiotez generalizada de la modernidad.

Guy Montag (Oskar Werner) es un bombero encargado de quemar libros en un futuro donde estos están prohibidos. Un día conoce a la joven Clarisse (Julie Christie, que también interpreta a la esposa de Guy), la cual lo hace dudar sobre su trabajo y sobre su propia vida. Guy consigue hacerse con un libro y comienza a leer, y esto lo cambiará todo.

“Fahrenheit 451” se adscribe a esa concepción del diseño futurista que tanto se prodigaba en los 60 (esas formas redondeadas y asépticas que encontramos en films como “2001: una odisea del espacio” de Stanley Kubrick, 1968), lo que crea cierto distanciamiento con el espectador actual; lo que no es del todo malo, pues se intensifica la sensación de extraño cuento moral, de parábola distópica que en vez de coger el camino del realismo como método de identificación con el espectador prefiere apelar a cierta empatía emocional a esos sentimientos universales de rebelión contra las normas que nos parecen estúpidas. Mención aparte merecen la estravagante banda sonora del maestro Bernard Herrman y la colorista fotografía del británico Nicolas Roeg (antes de convertirse en uno de los directores más iconoclastas de los 70).

 

– Para amantes de la ciencia-ficción retro pero vigente.

– Imprescindible para coleccionistas de distopías futuristas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies