CINEBLOG.NET

 

Philip Kaufman - 1988 - 'La insoportable levedad del ser'A parte de su implicación en la génesis argumental de “En busca del Arca Perdida” (Steven Spielberg, 1981), Philip Kaufman había demostrado a finales de los 80 ser casi infalible en las más diversas adaptaciones literarias: desde el western “El fuera de la ley”, 1976, de Clint Eastwood, hasta estupendos films escritos y dirigidos por el como “La invasión de los ultracuerpos”, 1978, “Las pandillas del Bronx”, 1979, o “Elegidos para la gloria”, 1983. Así que adaptar al cine la novela existencial “La insoportable levedad del ser” de Milan Kundera, supuso un auténtico desafío del que Kaufman salió mejor parado de lo que cabría esperar. Aunque disminuyendo la carga filosófica del libro, Kaufman consigue condensar en este drama romántico muchas de las ideas presentes en la obra original, acoplando perfectamente la crítica a la corrupción de los ideales comunistas y las dudas acerca de la condición humana con algo tan cinematográfico como un triángulo amoroso.

Tomas (Daniel Day-Lewis) es un cirujano cerebral, carismático y mujeriego, que vive en la Checoslovaquia comunista anterior a la Primavera de Praga de 1968. Tomas mantiene una relación de amor-odio con artista de Praga llamada Sabina (Lena Olin), pero un día conoce a Tereza (Juliette Binoche) y decide vivir con ella. Pero las aventuras sexuales de Tomas ponen su relación en problemas.

Concebido como una superproducción adulta y profunda por el ganador de tres Oscars Saul Zaentz (“Alguien voló sobre el nido del cuco”, 1975, y “Amadeus”, 1984, ambas de Milos Forman, o “El paciente inglés”, 1996, de Anthony Minghella), el film se benefició del buen oficio de sus jóvenes actores (Daniel Day-Lewis ganaría su primer Oscar al año siguiente por “Mi pie izquierdo” de Jim Sheridan), de la sabiduría narrativa de Jean-Claude Carrière (mítico colaborador de Luis Buñuel) y del impagable trabajo fotográfico de Sven Nykvist (que intenta entroncar el film con las obras de Bergman o Tarkovski). Tal vez no logre alcanzar la densidad e intenciones de la novela, pero es posible que esta sólida historia de amor con trasfondo en tiempos revueltos no lo hubiese soportado.

 

– Para los que aún se preguntan por la condición humana y las interrelaciones.

– Imprescindible para interesados en ese cine hollywoodiense que parece europeo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies