CINEBLOG.NET

 

Harold Ramis - 1983 - 'Las vacaciones de una chiflada familia americana'Cuando “Desmadre a la americana” (John Landis, 1978) se convirtió en uno de los grandes éxitos de la comedia USA, el sello ‘National Lampoon’ (revista de humor fundada en 1970 que también cosechó éxitos en teatros, radio y televisión) invadió el mundo del cine con productos de dudable calidad durante décadas (“Gran lío en la universidad”, 1984, de Martha Coolidge, “Desmadre sobre ruedas”, 1995, de Kelly Makin, o “Van Wilder”, 2002, de Walt Becker). Pero fueron las descacharrantes aventuras vacacionales de la familia Griswold las que más hondo calaron en la cultura popular, convirtiéndose en uno de esos films de culto que definieron la comedia familiar irreverente en los años 80. Road Movie humorística que, a pesar de ciertos recursos poco sutiles y bastante improbables (en relación al sexo mayormente), dinamita la familia tradicional y los roles que la conforman con acierto y nostalgia.

Residentes en Chicago, la familia Griswold decide cruzar los EE.UU. en coche para visitar el parque de atracciones Walley World, en California. La familia está compuesta por Clark (Chevy Chase), el padre; Ellen (Beverly D’Angelo), la madre; y sus dos hijos: Rusty (Anthony Michael Hall) y Audrey (Dana Barron). Pero el viaje pronto se convertirá en un calvario.

Varios talentos de la revista original se reunieron para poner en imágenes en movimiento el espíritu satírico de la publicación: el director Harold Ramis (que dirigió “Atrapado en el tiempo”, 1993, después de interpretar al cazafantasmas empollón), el guionista John Hughes (que demostró su conocimiento de la psicología adolescente en “El club de los cinco”, 1985, “La mujer explosiva”, 1985, o “Todo en un día”, 1986), el actor Chevy Chase (odiado y querido a partes iguales) o el ilustrador Boris Vallejo (que creó el impresionante, e irónico, póster del film). Aún así habrá a quien le parezca una simple estupidez y una pérdida de tiempo, que no pueda dejarse llevar por este recorrido por decenas de lugares y personajes habituales del cine americano (atención a los numerosos cameos) aderezado con una estupenda banda sonora.

 

– Para cualquiera que no considere a Chevy Chase un impresentable.

– Imprescindible para los amantes de la comedia USA de los 80.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR