CINEBLOG.NET

 

Delbert Mann - 1955 - 'Marty'Aunque trabajó mayormente en la televisión, el guionista Paddy Chayefsky, fue uno de los autores más influyentes del cine americano durante décadas gracias a “La americanización de Emily” (Arthur Hiller, 1964), “Anatomía de un hospital” (Arthur Hiller, 1971), “Network, un mundo implacable” (Sidney Lumet, 1976) o su brillante debut con “Marty”; un emotivo drama romántico que tiene en su modesto naturalismo social y psicológico su característica diferenciadora con respecto a otros productos similares. Delbert Mann (“Mesas separadas”, 1958, o “Pijama para dos”, 1961), que había conocido a Chayefsky trabajando en televisión, se puso detrás de las cámaras; un inspirado Ernest Borgnine prestó su rudo físico al servicio del tímido protagonista; y el resultado fue un éxito impresionante tanto de público como de crítica (logró los 4 Oscars principales además de la Palma de Oro en Cannes).

Marty (Ernest Borgine) es un introvertido carnicero soltero del Bronx que vive junto a su castrense madre (Esther Minciotti). Una noche conoce a Clara (Betsy Blair), una profesora con un carácter similar al de Marty, insegura y apocada, a la que su cita ha dejado plantada. Aunque la madre de Marty no está de acuerdo con la relación, entre Marty y Clara surgirá el romance.

La soledad, la familia, la opresión de las convenciones sociales y la inadaptación son algunos de los temas que Chayefsky (con su característico tono satírico pero sensible) trata, adelantandose a su tiempo y abordando la universalidad desde el retrato intimista. Cine moral, humano y entrañable expuesto de una manera sencilla, sin artificios; simplemente con un estupendo trabajo de guión, realización e interpretación que convierte este dramático relato urbano en una pieza fundamental de la madurez del cine hollywoodiense en una época en la que jóvenes provenientes de la aún novedosa televisión llegaron con nuevas ideas y maneras que terminaron por cambiar el paradigma cinematográfico para siempre. En 1991, Chris Columbus adaptó el argumento con “Yo, tú y mamá”, a mayor gloria de John Candy.

 

– Para coleccionistas e joyas olvidadas del cine de Hollywood.

– Imprescindible para recuperar a un actorazo como Ernest Borgnine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies