CINEBLOG.NET

 

Robert Moore - 1976 - 'Un cadáver a los postres'Versión cinematográfica de la obra de Neil Simon que homenajea la novela policíaca-detectivesca por medio del compendio paródico de sus protagonistas habituales (trasuntos de Sam Spade, Miss Marple, Hércules Poirot o Charlie Chang). El televisivo Robert Moore (que volvió a adaptar a Neil Simon en la entretenida “Un detective barato”, 1978, o en la mediocre “Capítulo Dos”, 1979) dirigió correctamente esta divertida comedia que funciona perfectamente como reflexión sobre los tramposos mecanismos del género policíaco, sus innumerables giros argumentales y sus clichés genéricos. Un impresionante e irrepetible reparto, unos títulos de crédito diseñados por Charles Addams (creador de la Familia Addams), una juguetona banda sonora de Dave Grusin y un guión resultón cargado de sorpresas y muchas referencias literarias a costa de Agatha Christie y compañía son algunas de las razones para asomarse a este film de culto que hará las delicias de los aficionados al Cluedo (y a su versión cinematográfica: “Cluedo. El juego de la sospecha”, 1985, de Jonathan Lynn).

Un misterioso desconocido llamado Lionel Twain (Truman Capote) invita a su vieja mansión a los mejores investigadores del mundo con el fin de que resuelvan un asesinato. El mayordomo ciego Benson Señora (Alec Guinness) irá recibiendo al chino Sidney Chang (Peter Sellers), el refinado matrimonio Charleston (David Niven y Maggie Smith), el belga Milo Perrier (James Coco), junto a su chófer (James Vromwell) o al rudo detective de San Francisco Sam Diamond (Peter Falk).

Siguiendo la línea de parodias de géneros cinematográficos que Mel Brooks había puesto de moda en los últimos años con films como “Sillas de montar calientes” o “El jovencito Frankenstein” (ambas de 1974), Moore y Simon tejieron un sugerente e improbable rompecabezas de referencias cinéfilas (de Humphrey Bogard a “King Kong”, 1933) y retorcidos intentos de asesinato en el que nada es lo que parece y que no oculta del todo su origen teatral; consiguiendo mantener el interés del espectador gracias al conflicto entre los distintos y prototípicos caracteres de sus protagonistas.

 

– Para los que se jactan de resolver el caso antes de terminar la película.

– Imprescindible para fanáticos de la novela policíaca.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies