CINEBLOG.NET

 

Doug Liman - 1999 - 'Viviendo sin límites'Excelente, aunque mil veces infravalorada, perla del cine post-“Pulp Fiction”, con un ingenioso guión (el primero, y peca un poco de ello, del actual guionista predilecto de Tim Burton: John August) que mezcla tres historias con puntos en común entre ellas. Toda una gozada para los fans del cine de ‘jóvenes-y-drogas’, pero también para los que buscan acción, thriller, sexo, armas, chicas duras, matones con corazón, gatos que hablan y malas experiencias en Las Vegas. El film se beneficia del joven y solvente director Doug Liman (“Swingers”, 1996, “The Bourne Identity: El caso Bourne”, 2002, o “Jumper”, 2008) y un buen plantel actoral con Katie Holmes (que tras su relación con Tom Cruise no parece levantar cabeza) y Sarah Polley (niña prodigio que ha sabido crecer como actriz y como directora) a la cabeza, liderando un reparto de jóvenes olvidados del momento (excepto Timothy Olyphant, que podemos ver en la serie “Justified”, 2010-15).

“Viviendo sin límites” nos cuenta tres historias entrecruzadas: la de Ronna (Sarah Polley), que intenta conseguir el dinero que necesita para pagar el alquiler a cualquier precio; la de Simon (Desmond Askew), que viaja a Las Vegas con tres amigos; y la de Adam y Zack (Scott Wolf y Jay Mohr), dos populares actores que tienen un problema con la policía.

Discotecas, cuchitriles de camellos, parkings de fiestorros del milenio, accidentes de tráfico, deudas con el tipo equivocado y siniestros negocios piramidales mezclados con chivatos con micrófono; todo cabe en este entretenido espectáculo que compensa su falta de originalidad con una sencilla pero efectiva deconstrucción narrativa y un festival de referencias culturales y cinematográficas (la huella de Tarantino era evidente). Tal vez “Viviendo sin límites” peque de querer abarcar demasiado, pero siempre desde la falta de pretensiones, aunque eso no quita que sea una gozada de primera para los cinéfilos que se curtieron en la década de los 90; una pequeña y tramposa joya del cine independiente, políticamente incorrecta y cargada de humor negro que te deja con ganas de más.

 

– Para cualquiera que no tenga plan esta noche.

– Imprescindible para los amantes de las comedias de enredo y de los jaleos con traficantes de drogas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies