CINEBLOG.NET

 

043 - Steven Spielberg - 2001 - 'A.I. Inteligencia Artificial'El esperado regreso de Stanley Kubrick a la ciencia-ficción tras más de 20 años de “2001: una odisea en el espacio” (1968) o “La naranja mecánica” (1971) acabó en manos de Steven Spielberg cuando el realizador inglés decidió centrarse en “Eyes wide shut” (1999). Respetando, en cierto modo, las habituales aspiraciones artísticas y conceptuales de Kubrick, Spielberg logró una exhibición técnica impresionante que se ponía al servicio de una trama (basada en el cuento corto de Brian Aldiss ‘Super-Toys Last All Summer Long’) con reminiscencias de ‘Pinocho’ que nos hablaba sobre la condición humana, sobre lo que nos convierte en personas, lo que nos diferencia de los robots, nuestros miedos y deseos. Pero el sello del director de “E.T. El extraterrestre” (1982) también era evidente, con sus familias disfuncionales, su relato de pérdida de la inocencia, su sentido del espectáculo y su interés desmedido por los avances en efectos especiales (Dennis Muren o Stan Winston repitieron el éxito de “Parque Jurásico”, 1993).

En un futuro en el que los polos se han derretido, los recursos están mermados y se ha regulado estrictamente el control de natalidad, los mecas, robots que parecen tener sentimientos, son utilizados por los matrimonios como sustitutos de los hijos. Henry (Sam Robards) y Monica Swinton (Frances O’Connor) son un matrimonio que compran un meca (Haley Joel Osment) tras quedarse su hijo en coma.

Steven Spielberg se implicó en el proyecto hasta tal punto que escribió el guión en solitario (cosa que no había hecho desde “Encuentros en la tercera fase”, 1977), confeccionando un extravagante cuento de hadas, siniestro y mágico a la vez, vertebrado por una especie de metáfora sobre la filosofía y la religión, sobre la búsqueda de la verdad y de Dios como única manera de dar sentido a nuestras vidas; que a la vez parece homenajear a la historia de la ciencia-ficción con guiños a films (de “Metrópolis”, 1927, de Fritz Lang a “Ghost in the Shell”, 1995, de Mamoru Oshii), cómics (como ‘Astroboy’, creado por Osamu Tezuka en los años 50) o series de televisión (“Doctor Who”, 1963-89).

 

– Para amantes de la ciencia-ficción con concepto.

– Imprescindible para interesados en los debates acerca de la inteligencia artificial.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies