CINEBLOG.NET

 

Michael Moore - 2002 - 'Bowling for Columbine'El incómodo y jocoso realizador Michael Moore (“Roger y yo”, 1989, “Fahrenheit 9/11”, 2004, o “Sicko”, 2009) cambió para siempre el panorama documental cinematográfico con “Bowling for Columbine”; heredera tanto de la crítica social y política como de las más sangrantes comedias satíricas. Con la masacre del Instituto Columbine como punto de partida, Moore arremete contra la sociedad del miedo (esa en la que Michael Winterbottom profundiza pormenorizadamente en “La doctrina del shock”, 2009) que fomenta la violencia y la posesión de armas, contra la manipulación de los medios mayoritarios de comunicación y, de paso, también contra la neutralidad documental de cineastas como Errol Morris. Y es que el film de Michael Moore es partidista y parcial, no nos muestras los distintos puntos de vista para que nosotros decidamos; sino que funciona como una contundente herramienta de agitación social, de concienciación para obligar al espectador a replantearse lo que considera como verdades establecidas.

Michael Moore utiliza diversos medios para confeccionar un collage tan entretenido como informativo: desde imágenes de archivo hasta entrevistas con personajes famosos (como Marilyn Manson, al que se acusa de fomentar conductas violentas con su música, o Charlton Heston, en una fascistoide intervención vergonzosa) y con otros que no lo son tanto, además de montajes tipo videoclip o ese corto animado realizado por Matt Stone.

Salta a la vista que Michael Moore, nativo de Flint, una de las poblaciones más pobres de EE.UU. (y de las que más jóvenes se alistan en el ejército), no tiene mucha simpatía por los republicanos, con lo que en cierto modo esta no es una película para todos los públicos, es un film que hay que ver con la mente abierta, Michael Moore no es teórico serio pero sus acciones hablan por ellas mismas: por ejemplo puedes conseguir un rifle de caza con solo ingresar dinero en el banco y las municiones las venden en el mismo supermercado donde compras la comida; o que ningún político está dispuesto a que sus hijos se alisten en el ejército.

 

– Para quien quiera conocer los entresijos de la sociedad sin perder de vista el entretenimiento.

– Imprescindible para conspiranoicos modernos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies