CINEBLOG.NET

 

Andrew Dominik - 2000 - 'Chopper'El director y guionista Andrew Dominik (“El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford “, 2007, o “Mátalos suavemente”, 2012) debutó en el cine, junto a un impresionante Eric Bana (que hasta entonces solo era conocido como cómico televisivo), con esta contundente adaptación de los escritos autobiográficos del delincuente australiano Mark Brandon ‘Chopper’ Read. El resultado fue una de los biopic más salvajes de la historia y un éxito instantáneo en Australia (en el resto del mundo se ha convertido en un film de culto); cine criminal violento y exagerado, repleto de humor negro y de atractivas elecciones narrativas, además de una estética que intenta evocar los años 80 con cierta sobreexposición lumínica. Pero a pesar de la inteligente puesta en escena de Dominik y el atractivo de la brutal historia del Chopper real, el auténtico motor del film es un Eric Bana arrollador (ganó 13 kilos para interpretar este papel), convertido en una verdadera fuerza de la naturaleza.

“Chopper” está dividida en dos partes bien diferenciadas: en la primera vemos al protagonista que cumple condena, por secuestrar a un juez del tribunal supremo, en una cárcel de máxima seguridad; en la segunda, fuera de la cárcel, visita a sus amigos (y enemigos) además de a su antigua novia, la que sospecha que está liada con otro.

El retrato que Dominik y Bana confeccionan del famoso criminal australiano (y escritor) es excesivo casi hasta bordear la parodia (introduciendo detalles que no concuerdan con la versión del propio Mark Brandon Read), lo que encaja perfectamente con su condición de comedia descabellada, agresiva y psicótica; y con su posmoderno ejercicio de estilo. “Chopper” no es una obra maestra, su hilo argumental es un tanto torpe y no se para en sutilezas; pero su ritmo, como su protagonista, es impulsivo y paranoico, con momentos en los que la sonrisa se te congela en la cara y otros en los que el retrato psicológico te permite reconocer a un animal salvaje, al que no le importa la integridad de los demás ni la suya propia, tras la cara de ese tipo peligroso e inadaptado.

 

– Para interesados en el mejor cine australiano.

– Imprescindible para psicólogos criminales con sentido del humor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies