CINEBLOG.NET

 

035 - Luc Besson - 1997 - 'El quinto elemento'En los 90, el cine francés se encontraba en un gran moneto gracias a los prodigios estéticos, técnicos y narrativos de Jeunet & Caro (“Delicatessen”, 1991), grandes éxitos de taquilla internacionales como “Los visitantes” (Jean-Marie Poiré, 1993), icónico cine de autor como “El odio” (Mathieu Kassovitz, 1995) y, por supuesto el cine de Luc Besson, que se miraba en las producciones hollywoodienses para crear films tan comerciales como personales (“El gran azul”, 1988, “Nikita, dura de matar”, 1990, o “El profesional (Léon)”). El siguiente y ambicioso paso del realizador parisino fue una épica superproducción de ciencia-ficción repleta de efectos especiales, con un reparto cargado de estrellas internacionales (Gary Oldman, Ian Holm o Chris Tucker), que se apropiaba del concepto de ‘space opera’ pasándolo por el prisma del imaginario visual-fantástico europeo de autores de cómic como Jean Giraud o Jean-Claude Mézières (que se ocuparon del diseño de producción); y demostrando que se podía competir, desde Francia, con el cine estadounidense.

Korben Dallas (Bruce Willis) es un taxista de Nueva York del siglo XXIII que se encuentra por accidente con Leeloo (Milla Jovovich), una joven que parece ser la clave para combatir una maldición, que se remontaba al antiguo Egipto, por la que aparecería un extraño ser llamado El Maligno.

“El quinto elemento” se convirtió en el film más taquillero del cine francés mezclando los efectos especiales más punteros con la tradición gráfica francesa en torno a la ciencia-ficción (Jean-Paul Gaultier diseñó el extravagante vestuario) y con un relato que disfruta acumulando guiños a los clásicos del género (desde “Metrópolis”, 1927, de Fritz Lang a “Blade Runner”, 1982, de Ridley Scott, pasando por “2001: Una odisea del espacio”, 1968, de Stanley Kubrick o “La guerra de las galaxias”, 1977) e impregnándolo todo de un bizarro sentido del humor que encaja perfectamente con la propuesta estética y temática (su particular visión de la dicotomía tecnología-humanidad, el clásico relato del héroe por accidente, la corrupción política o el escepticismo hacia el sistema capitalista).

 

– Para coleccionistas de los grandes éxitos de los 90.

– Imprescindible para amantes del cine de ciencia-ficción con personalidad propia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies