CINEBLOG.NET

 

Irvin S. Yeaworth Jr. - 1958 - 'La masa devoradora'El debut de Steve McQueen como protagonista en el cine es uno de los más paradigmáticos ejemplos de esa imaginativa y fundacional serie B de terror y ciencia-ficción que inundó los autocines de los años 50 y que hizo las delicias de la generación de adolescentes que crecieron a la vez que el Rock & Roll, la guerra fría y la amenaza nuclear. De hecho “La masa devoradora” se estrenó en sesión doble con otra entrañable muestra de horror extraterrestre: “Me casé con un monstruo del espacio exterior” (Gene Fowler Jr., 1958); aunque su éxito de público la llevó a ser proyectada después como film principal. La película de Irvin S. Yeaworth Jr. (mediocre productor y director responsable de otros productos de ‘drive-in’ como “4D Man”, 1959, o “Dinosaurios”, 1960) tomaba la premisa de ‘monstruos del espacio exterior que siembran el pánico’ y la simplificaba casi hasta la abstracción, convirtiendo a los cada vez más elaborados aliens de la época en una simple ‘masa devoradora’, informe e imparable. Una noche, un meteorito cae cerca de un pequeño pueblo de Pennsylvania.

Steve (Steve McQueen) y Jane (Aneta Howland) se están enrollándose cerca del lugar del impacto y deciden ir a verlo. Pero antes de llegar un anciano encuentra el meteorito, que parece contener una especie de baba gelatinosa que lo ataca.

A pesar de la simpatía que despertó entre los espectadores, la crítica se cebó con los múltiples defectos de “La masa devoradora”: interpretaciones nefastas, realización torpe, una trama sencillamente ridícula, … ¿Pero a quién le puede importar cuando tiene a una pareja de sanos jóvenes estadounidenses huyendo de un monstruo gigantesco que arrasa el pueblo?, con su ínfima factura (aunque terminó distribuyéndola la Paramount, es puro cine independiente hecho con a penas 100.000 dólares), sus divertidos efectos especiales, un jovencísimo y desconocido Steve McQueen como héroe por accidente, un tema central escrito por Burt Bacharach y ese carismático monstruo menor del cine de terror que quedó para la posteridad (su rastro va desde un entretenido remake: “The Blob. El terror no tiene forma”, 1988, de Chuck Russell; a “Monstruos contra alienígenas”, 2009, de Rob Letterman & Conrad Vernon).

 

– Para coleccionistas de clásicos de los autocines de los 50.

– Imprescindible para interesados en la historia del cine de terror y ciencia-ficción.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies