CINEBLOG.NET

 

Michael Wadleigh - 1970 - 'Woodstock'Director de fotografía a finales de la turbulenta década de los 60 (como el debut en el largometraje de Martin Scorsese: “¿Quién llama a mi puerta?”, 1967), Michael Wadleigh (“Lobos humanos”, 1981) se estrenó como director con este impagable documento musical del padre de todos los conciertos de rock (celebrado en agosto de 1969); 3 horas de celebración de la libertad, la paz, el arte y la juventud que sirvieron como colofón perfecto a la revolución de los ‘hijos de las flores’, la experimentación con estados alterados de conciencia e inconformismo con respecto a los cánones morales, políticos y sociales establecidos. Wadleigh se sumerge en ese microcosmos (unas 500.000 personas se reunieron en Woodstock) mostrándonos como vivían, sentían y pensaban la generación del ‘baby boom’, esa que rompió tabúes y luchó por los derechos civiles; a la vez que consigue transmitir toda la potencia y emoción de unos números musicales sencillamente antológicos.

En el condado neoyorquino de Sullivan, en el pueblo de Bethel, construyen el escenario y la infraestructura que acogerá el Festival de Woodstock. Un festival que el film recorrerá con entrevistas a asistentes y algunas de las mejores canciones que se escucharon en este, en boca de mítos del rock como The Who, Janis Joplin, Jimmi Hendrix, Jefferson Airplane o la inolvidable e intensa interpretación que Joe Cocker hizo de ‘With a little help from my friends’.

Psicodelia, contracultura y amor libre se entremezclan en un catálogo de personajes extravagantes (incluidos los músicos) pero humanos, alucinados pero cargados de razones; y una realización sencilla pero contundente que ha convertido “Woodstock” en el mejor concierto filmado de la historia, en una joya melómana con un valor histórico inestimable y en uno de esos objetos de nostalgia que evocan una época en la que la protesta y la solidaridad parecían tener sentido. Ediciones posteriores de la película (en 1994 y 2009) añadieron numeroso material inédito (con grupos que no aparecían en el original como Creedence Clearwater Revival o Grateful Dead), pero nada que pudiese superar el impacto del primer montaje.

 

– Para cinéfilos roqueros.

– Imprescindible para interesados en las películas-concierto.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies