CINEBLOG.NET

 

110 - Wolfgang Petersen - 1985 - 'Enemigo Mio'Tras 20 años de carrera en el cine y la televisión alemana, Wolfgang Petersen (“El submarino”, 1981, “La historia interminable”, 1984, o “En la línea de fuego”, 1993) aterrizó en el cine norteamericano con esta injustamente olvidada joya de la ciencia-ficción de los 80, que fracasó en taquilla pero los videoclubs de todo el mundo convirtieron en film de culto. Aunque basada en la novela de Barry Longyear, “Enemigo mío” se presenta como una especie de versión bastarda de “Infierno en el pacífico” (John Boorman, 1968), como un extravagante relato de supervivencia en un entorno hostil en el que los enemigos han de cooperar si no quieren morir. Con esto como sustrato conceptual, el guión de Edward Khmara (que aquel año también escribió “Lady Halcón” de Richard Donner) nos da acción, aventuras, extrañas criaturas extraterrestres y una reflexión moral en torno a la igualdad de razas y el antibelicismo que no por sencilla (y un tanto superficial) es menos efectiva.

Los humanos y los dracs se enfrentan en una guerra espacial a finales del siglo XXI. Tras un encuentro con una nave drac, el piloto Willis Davidge (Dennis Quaid) se estrella en un planeta deshabitado e inhóspito. Pronto descubrirá que Jeriba Shigan (Lou Gossett Jr.), el piloto de la nave dracs, también está atrapado en el mismo paraje que el.

Aunque Petersen llegó a “Enemigo mío” después de que el realizador Richard Locraine abandonase el proyecto, supo imprimir a la película su mágico sentido del espectáculo y su saber hacer con las atmósferas opresivas. Si a esto añadimos la banda sonora del siempre inspirado Maurice Jarre y el buen trabajo de Chris Walas y su estudio con el maquillaje (al año siguiente ganaría el Oscar por “La mosca” de David Cronenberg) y los efectos especiales; el resultado es una entretenida parábola con moraleja, oscura, amenazante y llena de sorpresas, que se acercaba a la ciencia-ficción sucia y agresiva de la serie B, dejando de lado los estilizados productos habituales del cine de Hollywood (algo que otro europeo, Paul Verhoeven, volvería a hacer poco después).

 

– Para amantes de las historias de ciencia-ficción y supervivencia.

– Imprescindible para coleccionistas de piezas extrañas de la ciencia-ficción de los 80.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies