CINEBLOG.NET

 

097 - Gordon Douglas - 1954 - 'La humanidad en peligro'Habiendo aprendido el oficio en el cine de bajo presupuesto, pocos géneros populares se le resistían a Gordon Douglas; se atrevió con la comedia (dirigió a Stan Laurel y Oliver Hardy, Bob Hope o Jerry Lewis), el cine negro (“Corazón de hielo”, 1950, con James Cagney), el musical (con estrellas como Frank Sinatra o Elvis Presley), el western (“Río Conchos”, 1964) y, por supuesto, con la ciencia-ficción, genero en el que dejó para la posteridad una de las primeras y más recordadas películas de ‘monstruos atómicos’. Siguiendo la estela de “El monstruo de tiempos remotos” (Eugène Lourié, 1953), el film de Gordon Douglas mezclaba la ‘ciencia-ficción nuclear’ que tanto triunfó en los 50 con el cine de terror más afectado; confeccionando una trama emparentada con las investigaciones criminales que nos presentaba por primera vez en el cine un cliché que se repetiría hasta la extenuación: insectos que mutan hasta convertirse en incontrolables monstruos gigantes.

Ben (James Whitmore) y Ed (Chris Drake), son dos policías de Nuevo México que encuentran en el desierto una niña en estado de shock. En el lugar también descubren ácido fórmico y unas extrañas huellas. Cuando los entomólogos Harold Medford (Edmund Gwen) y su hija (Joan Weldon) ven esto deciden ir a investigar ellos mismos al desierto.

“La humanidad en peligro” se convirtió en una de las películas más taquilleras del año y sus efectos especiales fueron reconocidos con una nominación al Oscar (aunque hoy día nos parezcan poco más que entrañables), pero parte del éxito también se debía a su inteligente (aunque a veces efectista) uso de la intriga, mostrando a las hormigas gigantes en los momentos oportunos y reservando lo mejor para el final. Y es que esta reverenciada, parodiada y homenajeada joya de culto (pionera también en el uso del icónico ‘grito Wilhelm’) puede resultar demasiado sencilla y torpe para los impacientes espectadores actuales, pero basta con dejarse llevar por su argumento imposible, la dramática banda sonora del oscarizado Bronislau Kaper o su ingenuo desarrollo, para enamorarse de ella.

 

– Para los que saben que el cine es un reflejo de su época.

– Imprescindible para coleccionistas de hitos de las ‘películas de monstruos’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies