CINEBLOG.NET

 

Denys Arcand - 2003 - 'Las invasiones bárbaras'17 años después de “El declive del imperio americano”, el realizador canadiense Denys Arcand (“Jésus de Montréal”, 1989, o “La edad de la ignorancia”, 2007) recupera a los personajes de aquella comedia intelectual, plagada de diálogos y situaciones que ponían en tela de juicio la moral burguesa; logrando superarse a sí mismo con esta comedia humana, satírica e irónica que vuelve a mirar (criticar) con frescura e ingenio su generación (20 años más viejos pero con las mismas debilidades y miserias. Filosofía, política, sexo, cultura, son de nuevo algunos de los temas que Arcand pone en boca de sus bien perfilados personajes, convirtiendo una premísa trágica en un divertida y sesuda comedia acerca de la vida moderna, sus tabús y sus alegrías; repleta de comentarios punzantes y contraculturales perfectamente encajados en una trama tan emocionante como entretenida, de esas que te hacen reir y pensar.

Ese grupo de amigos de clase media-alta que en la primera película se reunían para comer y hablar , en esta ocasión se reunen alrededor de la cama de hospital. Rémy (un estupendo Rémy Girard), uno de ellos, tiene cáncer y le queda poco de vida. Pero para despedirse en paz, Rémy hace una escandalosa petición a su hijo Sébastien (Stéphane Rousseau).

Arcand nos habla de como con el paso del tiempo vamos abandonando nuestros ideales (centrándose en sus contemporáneos, esos que vivieron con entusiasmo el mayo francés) y como los hijos a menudo no siguen el camino que les gustaría a sus padres; y lo hace sustentando su discurso en un difícil equilibrio entre temas controvertidos e incómodos (como las drogas o la muerte) y una actitud libertina, burlesca y vitalista que evita moralejas más allá de ‘disfruta mientras puedas’. Arcand siente cariño por sus personajes, pero no tiene piedad a la hora de mostrar a través de ellos la decadencia de la sociedad moderna, en la que conviven esos viejos que vendieron sus ideales por un buen sofá y una casa con jardín con los jóvenes que huyendo de los errores de sus padres para caer en las garras de la podrida sociedad de consumo.

 

– Para cualquiera que siga teniendo miedo al cine intelectual.

– Imprescindible para irreverentes cultivados.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies