CINEBLOG.NET

 

Mike Judge - 1999 - 'Trabajo basura'Aunque no haya alcanzado la popularidad de Matt Groening o Seth MacFarlane, el animador, realizador, guionista y productor Mike Judge merece un puesto de honor en la animación televisiva de las últimas décadas gracias a “Beavis y Butt-Head” (1993-2011) o “El rey de la colina” (1997-2010). Pero además sus escasos trabajos cinematográficos se cuentan por films de culto (“Beavis y Butt-Head recorren América”, 1996, “Idiocracia”, 2006, o “Extract”, 2009), sátiras sangrantes, disfrazadas de comedia comercial, de los grandes males de la sociedad. “Trabajo basura” se inspira en varios cortos que Mike Judge creó para Liquid Televisión (espacio de animación de la MTV), volcando sus propias vivencias laborales y descargando su irónico humor en esas alienantes oficinas en las que la claustrofóbica racionalización del espacio (en pequeños cubículos con paredes de cartón) es solo un ejemplo del estado en el que se encuentran sus trabajadores.

La película sigue las vidas de varios programadores informáticos de una gran empresa: Peter Gibbons (Ron Livingston), aburrido de su trabajo; Michael Bolton (David Herman), obsesionado con su nombre; Samir (Ajay Naidu), cansado de que nadie pronuncie bien su nombre; o Milton Waddams (Stephen Root), un extravagante freak amante de las grapadoras.

Esa oficina producto y causa del auge económico de finales de los 90, se convierte en manos de Mike Judge en un infierno en La Tierra, tan carismático como castrante, tan divertido como inquietante; una concepción de la organización del trabajo que ha convertido el film en una pieza de culto para esa generación que buscó la estabilidad económica cediendo sus vidas a un gigante empresarial. Y es que “Trabajo basura” explora, bajo su aspecto de típica comedia romántica (Jennifer Aniston hace las veces de atípico resorte amoroso), esa generación que pensó que viviría mejor que sus padres solo porque sabían manejar un procesador de textos o una hoja de cálculo; y lo hace con cierta amargura y mucha angustia existencial, aunque siempre desde un punto de vista optimista.

 

– Para amantes de la comedia americana de culto.

– Imprescindible para los que trabajan en un cubículo frente a un ordenador.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies