CINEBLOG.NET

 

James Whale - 1932 - 'El caserón de las sombras'Convertido en uno de los grandes directores del cine de terror de los años 30 gracias a “El doctor Frankenstein” (1931), James Whale (“El hombre invisible”, 1933, “La novia de Frankenstein”, 1935, o “Magnolia”, 1936) decidió abordar el género desde otro punto de vista; manteniendo ese ambiente tenebroso, gótico y expresionista de su gran éxito pero mezclando de manera pionera la comedia con el horror, además de crear una serie de rutinas que han sido repetidas hasta la saciedad en el cine posterior (desde “The Rocky Horror Picture Show”, 1975, de Jim Sharman, a “La casa de los 1000 cadáveres”, 2003, de Rob Zombie). Pero a pesar de sus muchas virtudes, de su excelente reparto (a Boris Karloff se unen Charles Laughton en su primer papel en Hollywood, Raymond Masset, Melvyn Douglas o Gloria Stuart, que 65 años después sería la anciana de “Titanic”), de su efectiva puesta en escena o su ingenioso guión (basado en una novela del escritor y dramaturgo J.B. Priestley), el público de la época no entendió su apuesta por la extravagancia.

Como en muchas películas del género, “El caserón de las sombras” comienza una noche oscura y lluviosa. Por encontrarse la carretera bloqueada, unos viajeros han de buscar refugio en una siniestra casa en la que vive una excéntrica familia en la que uno de los hermanos es un psicópata pirómano y asesino.

Tal vez por su fracaso en taquilla (aunque en Europa gustaron sus aires británicos), la consideraban ridícula; durante mucho tiempo esta disfrutable joya de la comedia de terror se consideró perdida, hasta que en 1968 el director especializado en terror y serie B Curtis Harrington (“Marea nocturna”, 1961, o “Planeta sangriento”, 1966) la recuperó de los archivos de la Universal y logró restaurarla. Pocas películas han conseguido con tanto estilo crear una atmósfera tan tenebrosa (no tiene banda sonora) a la vez que desarrollaba una serie de gags tan divertidos como acertados, en los que se parodiaba de manera burlesca y sabia el subgénero de casas misteriosas. Reivindicable obra maestra de ese gran artesano que fue James Whale.

 

– Para amantes del cine de terror de los años 30.

– Imprescindible para interesados en las mezclas de géneros pioneras.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies