CINEBLOG.NET

 

John Ford - 1948 - 'Fort Apache'La primera (y posiblemente la mejor) de las entregas de la ‘Trilogía de la Caballería’ (completada por “La Legión Invencible”, 1949, y “Río Grande”, 1950) es otra oda a Monument Valley en forma de western de tipos duros y compañerismo en torno a un destacamento asignado en Fort Bravo durante los enfrentamientos con los Apaches tras la Guerra de Secesión. Dando mucha importancia a la recreación de la vida cotidiana de estos emplazamientos militares, John Ford (“Las uvas de la ira”, 1940, “Centauros del desierto”, 1956, o “El hombre que mató a Liberty Valance”, 1962) construye una alegoría sobre el este y el oeste (representada en los dos oficiales protagonistas) en la que también comenzó a cambiar la concepción unidimensional y sesgada que se le había dado a los indios en el cine; todo sin olvidar que las películas son productos para entretener a la platea, dandoles suficientes dosis de aventuras, acción, valor, humor y romance como para abstraernos de sus inconsistencias históricas y su idealizada visión de los mitos del salvaje oeste.

Con dos protagonistas tan carismáticos el duelo actoral está asegurado: James Stewart intepretando al teniente coronel Owen Thursday (trasunto del General Custer), un viudo ególatra y frustrado que viaja con su hija (Shirley Temple); contra John Wayne, el cual interpreta al capitán Kirby York, hombre duro pero flexible que se ve obligado a seguir las instrucciones de su superior.

John Ford vuelve a desarrollar en “Fort Apache” uno de los temas recurrentes del western: la contraposición entre el tradicionalismo y el rigor de la ‘vieja escuela’ y los aires progresistas del ‘mundo moderno’ (por una vez le toca a John Wayne ser el ‘moderno’); siempre mostrando cariño por ambos frentes, enriqueciendo el trasfondo conceptual con una poderosa puesta en escena repleta de planos modélicos e impulsando la profundidad psicológica con una serie de secundarios impagables (Pedro Armendáriz, Ward Bond, George O’Brien o Victor McLaglen) y una banda sonora emocionantemente épica (de Richard Hageman, oscarizado por “La diligencia”, 1939, también de Ford).

 

– Para los que echen de menos un buen western clásico.

– Imprescindible para los que gusten de entretenerse leyendo entre líneas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies