CINEBLOG.NET

 

George Stevens - 1956 - 'Gigante'En el contexto de la explosión petrolífera en Texas, George Stevens (“En alas de la danza”, 1936, “Un lugar en el sol”, 1951, o “Raíces profundas”, 1953) cuenta la historia de un triángulo amoroso en forma de relato épico familiar. La transformación de las grandes haciendas ganaderas en pozos de petróleo da lugar a toda clase de rencillas entre unos soberbios Rock Hudson y James Dean, mientras una serie de conflictos raciales y morales dan complejidad a un argumento que consigue casi todo a lo que aspira: ser un fresco histórico del siglo XX, haciendo de su argumento una especie de trasunto de las diversas corrientes ideológicas de los EE.UU.; ahondar en la psicología de los personajes (y en temas como la paternidad o la responsabilidad civil) de una manera profunda y emocionante; y poner en tela de juicio muchas de las costumbres sureñas más rancias y detestables (su crítica es tan aguda como se podía permitir en una superproducción de esta índole).

Jordan Benedict (Rock Hudson) es un poderoso ganadero de Texas que en los años 20 se casa con Leslie (Elizabeth Taylor). A la vez que Jordan comienza a dedicar más tierra a extracciones petrolíferas en vez de al ganado, Jett Rink (James Dean), un joven que trabajaba para su hermana, descubre también petróleo en unos terrenos de su propiedad. Jordan y Jett tienen intereses en común más allá del petróleo y la riqueza.

Al igual que había sucedido el año anterior con “Al este del Edén” (Elia Kazan), James Dean recibió  una nominación al Oscar póstuma (había muerto en septiembre de 1955), ayudando a forjar la leyenda de este estupendo actor del método que desarrolla aquí (a pesar de ser considerado secundario, el film dura más de 3 horas) una de sus interpretaciones más complejas y difíciles. Un gran director, un buen guión, buenos intérpretes, banda sonora del ganador de 4 Oscars Dimitri Tiomkin, una impecable iluminación de otro multioscarizado (William C. Mellor), …; imposible que todo esto no dé como resultado una obra maestra del western motorizado, un verdadero prodigio estético alrededor de los conceptos de envidia, codicia y perdón.

 

– Para todos los aficionados a las epopeyas familiares americanas.

– Imprescindible para comprender porqué James Dean es un mito del cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies