CINEBLOG.NET

 

055 - Philip Kaufman - 1978 - 'La Invasión de los Ultracuerpos'Remake de uno de los grandes clásicos de la ciencia-ficción con mensaje (“La invasión de los ladrones de cuerpos” de Don Siegel, 1956), “La invasión de los ultracuerpos” se aleja de la parábola política en torno a la amenaza comunista de su predecesora para proponernos una fábula oscura y perturbadora de la supervivencia del más fuerte en forma de brillante thriller de ciencia-ficción cargado de suspense. Philip Kaufman (“Elegidos para la gloria”, 1983, “La insoportable levedad del ser”, 1988, o “Quills”, 2000) convirtió el guión de W.D. Richter (director del film de culto “Las aventuras de Buckaroo Banzai”, 1984) en un hito instantáneo de la ciencia-ficción terrorífica gracias a una atmósfera inquietante, opresiva y vírica intensificada por una paranoica puesta en escena y una serie de estupendos secundarios que parecen homenajear el género (Jeff Goldblum, Veronica Cartwright, Leonard Nimoy o los cameos de Kevin McCarthy y Don Siegel).

Después de mostrarnos como unas esporas de un lejano planeta llegan a la Tierra a través del espacio y se instalan en las plantas, “La invasión de los ultracuerpos” se centra en Matthew Bennell (Donald Sutherland), un inspector sanitario de San Francisco que comienza a sospechar que algo está suplantando a la gente de la ciudad.

Kaufman sumerge al espectador en una creciente alarma bacteriológica, somatizada en una serie de comportamientos siniestros que parecen encaminados a convertir a la humanidad en una suerte de autómatas; creando un clima enrarecido en el que el granulado, los desenfoques, los escalofriantes efectos sonoros y el jazz tenebroso del pianista Denny Zeitlin no son más que brillantes instrumentos con los que desatar una visión pesimista de la existencia humana, una perspectiva en la que no somos más que animales afectados y prepotentes movidos a su antojo, y en la sombra, por alguien de más ‘arriba’ (con lo que acepta perfectamente diversas interpretaciones sociales, económicas o políticas). Posteriores remakes no estuvieron a la altura (“Secuestradores de cuerpos”, 1993, de Abel Ferrara, o “Invasión”, 2007, de Oliver Hirschbiegel).

 

– Para coleccionistas de clásicos oscuros de la ciencia-ficción.

– Imprescindible para estudiosos de las ideas más recurrentes de la ciencia-ficción y del cine en general.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies