CINEBLOG.NET

 

068 - George Miller - 1979 - 'Mad Max. Salvajes de la autopista'El australiano George Miller (“Las brujas de Eastwick”, 1987, “El aceite de la vida”, 1992, o “Mad Max: Furia en la carretera”, 2015) rompió las taquillas de todo el mundo y creó escuela con este film de bajo presupuesto (que descubrió a Mel Gibson) en el que mezclaba el espíritu narrativo del western con el drama familiar, el cine policíaco y una ambientación de ciencia-ficción polvorienta que explotaría en sus secuelas hasta sus últimas consecuencias (la postapocalíptica crisis energética de “Mad Max 2: El guerrero de la carretera”, 1981, o el mesianismo protoreligioso de “Mad Max más allá de la cúpula del trueno”, 1985). Film de culto duro y violento que se convirtió en una de las piezas clave de los videoclubs de los años 80 por mérito propio, gracias a una estética inolvidable, una crueldad inquietante y una correcta banda sonora de Brian May (no el guitarrista de Queen) al servicio de esta sencilla pero contundente historia de venganza.

Max Rockatansky (Mel Gibson) es un policía encargado de las peligrosas e interminables carreteras del interior de Australia en un futuro en el que el crimen es difícil de combatir incluso por las fuerzas de la ley. Tras perseguir y acabar con un peligroso delincuente apodado el Jinete Nocturno, una banda de motoristas comienza a buscarlo en busca de venganza; por el camino acabarán con civiles, policías y alguien más.

George Miller logra representar, con los mínimos medios, personajes y escenarios, un mundo convulso en el que nada parece poder evitar un trágico final, un destino en el que sobrevivirá el más fuerte y en el que solo quedará el deslucido recuerdo del antiguo orden social. Así, el film se convierte en un agresivo, pesimista y opresivo (a pesar de sus escenarios al aire libre) cuento (a)moral, en una parábola (con espíritu de cómic ultraviolento) del papel de la violencia en las relaciones humanas. El nacimiento de un mito cinematográfico y un icono inmortal de la cultura popular, tan imitado (en innumerables films de serie B, cómic, videojuegos, en oriente, en occidente, …) como homenajeado.

 

– Para los que quieran mirar hacia atrás sin ira.

– Imprescindible para conocer los orígenes modernos del cine futurista desolador y polvoriento.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies