CINEBLOG.NET

 

Dario Argento - 1975 - 'Rojo oscuro'Todo un testimonio de lo que ocurrió en Italia a principios de los 70. Las tramas policíacas inverosímiles y oscuras, crímenes retorcidos, asesinos bizarros, sangre tremendamente falsa y una dirección excesiva llena de planos subjetivos y otras gratuidades pero de un encanto indudable; todo ello eran las señas de identidad del ‘giallo’ italiano, y Dario Argento (“El pájaro de las plumas de cristal”, 1970, “Suspiria”, 1977, o “Tenebre”, 1982) fue su máximo exponente. Claro ejemplo de cómo el cine de bajo presupuesto y escasas pretensiones puede llegar a convertirse en punto de referencia para toda una generación. La investigación de un joven pianista inglés y una periodista para encontrar a un barroco asesino, es en manos del director italiano una auténtica sinfonía de colores chillones y tópicos del género en la que lo de menos es la profundidad psicológica de los personajes, extrayendo lo máximo de los mínimos recursos y creando todo un universo estético personal.

La vidente Helga Ulmann (Macha Méril) predice que alguien presente en la sala donde está dando una conferencia va a cometer un crimen. Por la noche, Helga es asesinada brutalmente en su casa con un cuchillo de carnicero. Un pianista de jazz (David Hemmings) es testigo del crimen y seguirá varias pistas para resolver el caso.

Argento mueve la cámara sin parar, explota los planos subjetivos, hace una utilización turbadora de la música y compone unos encuadres inusuales cargados de misterio; todo con el fin de lograr una atmósfera inquietante que homenajea (o saquea) a Alfred Hitchcock a la vez que consolida una serie de constantes estéticas, narrativas y temáticas que configuraron el llamado ‘canon Argento’ y definieron el ‘giallo’ para siempre. Además Dario Argento fundó su propio grupo de rock progresivo (Goblin) para hacer la banda sonora después de que las composiciones jazzisticas de Giorgio Gaslini no lo convencieran (y que Pink Floyd no quisiese participar); grupo con el que pondría música a clásicos de los 70 como “Zombie” (George A. Romero, 1978) o “Patrick” (Richard Franklin, 1978) e influiría en las bandas sonoras del gran John Carpenter.

 

– Para los que echan de menos los crímenes improbables y la sangre falsa.

– Imprescindible para conocer una olvidada época del cine europeo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies