CINEBLOG.NET

 

Pedro Almodóvar - 1999 - 'Todo sobre mi  madre'Tras una década un tanto oscura por culpa de los relativos fracasos que supusieron “Kika” (1993) o “Carne Trémula” (1997), Pedro Almodóvar volvió al candelero con este recargado drama en el que establecía paralelismos entre la estética y el colorido del underground de los 70 y 80 con ese esteticismo cargado de simbologías y segundas intenciones de Douglas Sirk; con lo que se consolidaba un estilo muy personal (que ya habíamos disfrutado en “La ley del deseo”, 1987, o “La flor de mi deseo”, 1995) en el que se aunaba el Almodóvar más iconoclasta y transgresivo de sus primeros trabajos con el melodrama visual y emocionalmente afectado de los años 50. Así, de nuevo amparado por un reparto de lujo, Almodóvar confeccionó una historia plagada de heroínas (madres coraje, divas atormentadas, prostitutas transexuales y monjas seropositivas) en el que rinde homenaje a la maternidad a base de transplantes de corazón, carencias afectivas, drogas, travestis y una búsqueda incesante de sentido a la vida.

Manuela (Cecilia Roth) es la madre de Esteban (Eloy Azorín), un joven que quiere ser escritor y que ya ha hecho un guión titulado ‘Todo sobre mi madre’. Manuela le esconde a Esteban que su padre es un transexual llamado Lola (Toni Cantó). Un día tras asistir a una obra de teatro protagonizada por Huma Rojo (Marisa Paredes), Esteban tiene un grave accidente.

“Todo sobre mi madre” también está recorrida por la cinefília personal de Almodóvar (Alain Resnais, Fassbinder o, esa “Eva al desnudo” de cuyo título original, “All about Eve”, coge prestado este), funcionando también como una oda a esa estrella femenina fuerte y atormentada que personalizaban actrices como Bette Davis, Gena Rowlands o Romy Schneider (a las que dedica el film). El director manchego consiguió por fin el Oscar a la mejor película extranjera (tras ser nominado en 1988 con “Mujeres al borde de un ataque de nervios”), además de un reconocimiento internacional que lo llevaría incluso a ganar un Oscar propio por el guión de “Hable con ella” (2002).

 

– Para todos los que no confían en el cine español.

– Imprescindible para saber como sería un hijo de John Waters y Douglas Sirk.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies