CINEBLOG.NET

 

74 - Stanley Donen - 1967 - 'Dos en la carretera'Además de una lista interminable de talentos de profesionalidad demostrada, a veces surgen en el cine hollywoodiense genios del cine que esquivan las categorías a base de experimentación, reinvención y un conocimiento embaucador de los resortes que hay que tocar para tener a los grandes estudios a tus pies. Stanley Donen es uno de estos maestros; un afamado renovador del musical americano (“Un día en Nueva York”, 1949, o “Cantando bajo la lluvia”, 1952, o “Siete novias para siete hermanos”, 1954) que lo mismo se las veía con intrincados films de suspense (“Charada”, 1963) que con ciencia-ficción de culto (“Saturno 3”, 1980); y que con “Dos en la carretera” unió fuerzas con el guionista Frederic Raphael (que había ganado el Oscar por “Darling”, 1965, de John Schlesinger, y terminaría su carrera con “Eyes wide shut”, 1999, de Stanley Kubrick) para convertir una agridulce y compleja historia de amor en un ejercicio narrativo tan innovador e influyente como estimulante.

El matrimonio compuesto por el arquitecto Mark (Albert Finney) y Joanna (Audrey Hepburn) viaja en coche desde el norte de Francia hasta Saint-Tropez, al sur. La tensiones entre ellos provocarán que evoquen los momentos clave de su relación.

“Dos en la carretera” es una emotiva y realista visión del matrimonio, con unos personajes estupendamente perfilados e interpretados; pero es su deconstrucción espacio-temporal de la relación la que consigue (con distintos hilos argumentales que se van entrelazando con sucesivos saltos), imitando el propio proceso de recordar, que el espectador termine empatizando con este rompecabezas de colores intensos y románticas melodías de Henry Mancini. Como en la vida misma, el film de Donen tiene comedia, drama, tragedia y romance; y aunque su icónica estética parezca muy anclada en los años 60 y sus virguerías narrativas superadas por el cine posmoderno, lo cierto es que es una de esas carismáticas conjunciones de arte y espectáculo en la que su creíble análisis del ser humano y su belleza e inteligencia formal están muy por encima de lo normal.

 

– Para interesados en las alegrías y tristezas de las relaciones conyugales.

– Imprescindible para reivindicar a un director tan atrevido como Stanley Donen.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies