CINEBLOG.NET

 

Billy Wilder - 1966 - 'En bandeja de plata'El maestro de la crítica irónica y humorística Billy Wilder (“El crepúsculo de los dioses”, 1950, “La tentación vive arriba”, 1955, o “Con faldas y a lo loco”, 1959) unió por primera vez a una de las parejas más carismáticas del cine cómico (Jack Lemmon y Walter Matthau volverían a trabajar con Wilder en “Primera plana”, 1974, y “Aquí un amigo”, 1981); a la vez que reflexionaba de manera aguda y divertida sobre dos de las grandes obsesiones de los estadounidenses: los abogados y estafar a las compañías de seguros. Wilder explota genialmente la contraposición de caracteres entre el abogado sin escrúpulos y el bonachón manipulado, a la vez que se mueve entre la agresividad sarcástica y la sutileza ideológica con un estilo tan trágico como ácido; logrando una entretenida farsa en torno a la hipocresía y las miserias de la sociedad moderna, sus debilidades, sus ambiciones y la amoralidad de sus intereses.

Harry Hinkle (Jack Lemmon como el ingenuo influenciable) es un cámara que un día es golpeado por ‘Boom Boom’ Jackson (Ron Rich) mientras graba un partido. Estando en el hospital, su cuñado (Walter Matthau en su rol de crápula arrollador), un liante abogado, lo convence de que finja lesiones para sacar al seguro una buena cantidad de dinero y así recuperar a su mujer, de la que está separado. Pero Hinkle tiene más moral que su cuñado y no parece aguantar fingiendo.

El multipremiado director (6 Oscars y premios en Cannes, Berlín o Venecia) desmonta la doble moral y el ‘éxito a cualquier precio’ que reina en la sociedad estadounidense (y por extensión en toda la occidental) sin descuidar sus ingeniosos y corrosivos diálogos, así como una serie de situaciones perfectamente encadenadas que nos sumergen en un mordaz duelo entre lo legal y lo sentimental. Su acertado uso del blanco y negro (que le imprime cierto realismo falto de glamour) y su estupenda banda sonora jazzistica del maestro André Previn, el inigualable uso de los resortes argumentales de Wilder y la icónica interpretación de Walter Matthau (que logró el Oscar al mejor actor secundario), es más que suficiente para convertirla en un clásico.

 

– Para amantes de la comedia sarcástica de calidad.

– Imprescindible para los que no conozcan la química entre Jack Lemmon y Walter Matthau).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies