CINEBLOG.NET

 

82 - Neil Jordan - 1994 - 'Entrevista con el Vampiro'Con una magnífica puesta en escena, unas estupendas interpretaciones y un afán de renovación realista del género vampírico, “Entrevista con el Vampiro” (basada en la primera novela de las ‘Crónicas Vampíricas’ de Anne Rice) es una de las mejores películas de terror de los 90, a pesar de que su popularidad quedó lastrada para parte de la crítica por ser considerada demasiado comercial (a lo que ayudó su efectista broche final). Técnicamente perfecta (lo que cabía esperar de una superproducción) y dirigida con mano firme por el casi siempre interesante realizador irlandés Neil Jordan (el cual había adquirido prestigio con originales muestras de cine criminal como “Mona Lisa”, 1986, o “Juego de lágrimas”, 1992, y ya había revisitado la licantropía en la apreciable “En compañía de Lobos”, 1984), la película es un estimulante viaje, entre lo victoriano y el gótico americano, al submundo de los vampiros, en el que los desgastados mitos acerca de estas criaturas se entremezlan con toda una nueva genealogía.

Lestat de Lioncourt (Tom Cruise, elección muy criticada al principio por Anne Rice) es un vampiro del siglo XVIII que a finales del siglo XX cuenta su historia a un periodista (Christian Slater que sustituyó a River Phoenix tras la muerte de este). En 1791, Lestat convirtió en vampiro a Louis (Brad Pitt), un joven atormentado por la muerte de su esposa que se convertirá en su compañero junto a Claudia (una Kirsten Dunst que se hace dueña de cada plano en el que aparece), una niña a la que también transforman.

Neil Jordan y Anne Rice (que también escribió el guión) logran no solo una producción impecable, moderna y un tanto osada en la que no cojean ningún apartado técnico, sino que también consiguen impregnar toda la historia de una serie de reflexiones acerca de la inmortalidad y sus repercusiones psicológicas, filosóficas e incluso sociales: la tristeza y la compasión de Louis (que lo llevan a no querer matar seres humanos), la paradógica condición de Claudia (con cuerpo eterno de niña pero muchos años a sus espaldas) o esa subcultura vampírica parisina liderada por un apropiado Antonio Banderas.  vampiros con sustancia.

 

– Para todos los que puedan obviar un final excesivamente complaciente.

– Imprescindible para los amantes del cine de vampiros con sustancia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies