CINEBLOG.NET

 

Jack Arnold - 1954 - 'La mujer y el monstruo'Con un típico argumento de serie B que explotaba por enésima vez el mito de ‘la bella y la bestia’, un presupuesto ínfimo y unos actores de segunda; Jack Arnold (“Llegó del más allá”, 1953, “Tarántula”, 1955, o “El increíble hombre menguante”, 1957), artesano del cine de género barato de los años 50 (dedicado después mayormente a la televisión), consiguió rodar un irresistible clásico del cine de terror que supuso la aparición del último gran monstruo clásico de la Universal: la Criatura de la Laguna Negra. Arnold (con la ayuda del reconocido director de fotografía William E. Snyder) consigue una lograda atmósfera cargada de suspense y misterio mientras no vemos al monstruo; y tras presentarnos a la criatura, su acertado diseño (diseñado por el maquillador Bud Westmore y la animadora de Disney Millicent Patrick), la imaginación y la falta de pretensiones hacen el resto, dejándonos un entrañable sabor de boca.

Una expedición al Amazonas liderada por el especialista en peces David Reed (Richard Carlson), en busca de un eslabón perdido entre las criaturas acuáticas y las terrestres, se encuentra con que el campamento a donde van a sido atacado por alguna clase de animal salvaje. Pronto se darán cuenta de que el responsable del ataque no es otro que un violento monstruo humanoide y anfibio, lo que no quita para que este se sienta atraído por la novia de Reed (Julie Adams).

Aprovechando el éxito de “Bwana, diablo de la selva” (Arch Oboler, 1952) o “Los crímenes del museo de cera” (André de Toth, 1953), el film fue rodado en 3D y proyectado para ser visto con gafas polarizadas (una mitad roja y otra azul); aunque la pérdida de interés del público en este formato hizo que casi todo el mundo viese la versión convencional. Esto no quitó para que fuese un gran éxito de taquilla en una época en la que los monstruos (de diversas procedencias) invadían las pantallas de los autocines y los subconscientes de la juventud; por lo que pronto llegarían secuelas entretenidas pero de inferior calidad (“La venganza del hombre monstruo”, 1955, del propio Jack Arnold, y “El monstruo camina entre nosotros”, 1956, de John Sherwood).

 

– Para los que ya han visto “Drácula”, “Frankenstein”, “La Momia”, “El Hombre Lobo” y “El Hombre Invisible”.

– Imprescindible para amantes de la serie B clásica más encantadora.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies