CINEBLOG.NET

 

John Ford - 1948 - 'Tres padrinos'El legendario realizador americano John Ford (“Las uvas de la ira”, 1940, “Centauros del desierto”, 1956, o “El hombre que mató a Liberty Valance”, 1962) se tomó un descanso entre las dos primeras entregas de su ‘Trilogía de la Caballería’ (“Fort Apache”, 1948, “La legión invencible”, 1949, y “Río Grande”, 1950) para dirigir su particular visión de lo que es un film navideño. Con la complicidad de sus impagables actores habituales John Ford volvió a abordar una historia que ya había rodado 30 años antes (dedicando el film a Harry Carey, protagonista de aquella y padre de uno de los actores de esta); una alegoría de los ‘Tres Reyes Magos’ con forma de western dramático bienintencionado (basado en un relato de Peter B. Kyne) y que, pese a no contar con el prestigio de otros films del director, en el encontramos muchas de las grandes virtudes de John Ford, así como casi todos sus clichés temáticos y narrativos (sus prototípicos, pero carismáticos, protagonistas o ese perfectamente dosificado sentido del humor).

Tras robar un banco en Arizona, Robert (John Wayne), Pete (Pedro Armendáriz) y William (Harry Carey Jr.) se ven obligados a internarse en el desierto perseguidos por el sheriff Buck Sweet (Ward Bond). Allí, tras una tormenta de arena, encuentran a una mujer a punto de dar a luz (Mildred Natwick); la cual muere después de que los tres bandidos la ayuden a tener un niño.

Los valores y la estética del cine clásico del oeste, con sus forajidos de buen corazón y sus áridos paisajes, encajas perfectamente con esta historia, de reminiscencias bíblicas, de redención a través de la llegada de una nueva vida (en un argumento que parece recoger el espíritu del cine de Frank Capra); demostrando una vez más, no solo la gran sabiduría y profesionalidad de Ford en cuestiones de puesta en escena y narración, sino también el insobornable compromiso del director de “La diligencia” (1939) con el western y con las infinitas posibilidades de este género. Un film que, a pesar de cierto tono moralista (que parece inevitable en el cine ‘navideño’), consigue dejarnos un muy buen sabor de boca.

 

– Para coleccionistas de alegorías navideñas.

– Imprescindible para interesados en ese dios de la dirección que fue John Ford.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies