CINEBLOG.NET

 

Toyoo Ashida - 1986 - 'El puño de la estrella del norte'Debido al éxito de la serie (“El puño de la estrella del norte”, 1984-87) basada en el manga de Buroson y Tetsuo Hara, la produtora Toei Animation decidió dar forma a un largometraje en el que se volviese a contar el inicio del comic pero con un argumento autoconclusivo (o casi) y menos ramificado más propio de un film. Toyoo Ashida (director de la serie y de animes como “Vampire Hunter: Cazador De Espíritus”, 1985) se puso al frente de este delirante festival de secuencias de lucha ultraviolentas mostradas como si se tratase de videoclips de grupos de heavy japonés; de esta estimulante y divertida mezcla de ciencia-ficción postapocalíptica al más puro estilo de “Mad Max 2” (George Miller, 1981) o “Mad Max más allá de la cúpula del trueno” (George Miller, 1985), con sus dosis de neomesianismo y reminiscencias del spaghetti western, con un argumento de cine de acción nipón tradicional (búsqueda de venganza, traiciones, …) y una concepción de los combates tan brutal como estilizada.

Después de que una guerra nuclear haya devastado La Tierra, los supervivientes luchan por los últimos resquicios de comida y agua que quedan. En este ambiente, Kenshiro es traicionado por su amigo Shin, el cual secuestra a su novia y lo deja morir en el desierto. Sus hermanos tampoco lo ayudarán, pues desean ser ellos los sucesores del gran maestro del arte marcial Hokuro Shinken. Pero Kenshiro regresará de la muerte convertido en leyenda.

Cabezas que revientan con retardo tras un golpe fugaz, villanos megalómanos, extraños cultos apocalípticos, un humor negrísimo, diálogos cortantes y testosterona a raudales para un film que, por hiperbólico y excesivo, parece acercarse a la parodia más que a la reflexión seria sobre la sociedad o el ser humano. Tal vez “El puño de la estrella del norte” sea para los espectadores jóvenes un producto pasado de moda, en las antípodas de la refinada animación actual, pero sin duda fue todo un shock para esa generación de niños los 80 que aún no estaban familiarizados con la la épica de “Dragon Ball” (Akira Toriyama, 1986-89) o la violencia explícita de “Akira” (Katsuhiro Ôtomo, 1988).

 

– Para coleccionistas del cine postapocalíptico más carismático.

– Imprescindible para nostálgicos del anime ultraviolento de los 80.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies