CINEBLOG.NET

 

Robert Wise - 1963 - 'La casa encantada'Sin duda el estadounidense Robert Wise ha sido uno de los más heterogéneos, prolíficos y exitosos directores hollywoodienses de la historia: ganador de 4 Oscars como productor y realizador (por los musicales “West Side Story”, 1962, y “Sonrisas y lágrimas”, 1966) y responsable de obras maestras de la ciencia-ficción (“Ultimátum a la Tierra”, 1951), el cine negro (“Combate trucado”, 1949) o el biopic (“Marcado por el odio”, 1956). Además Robert Wise también dirigió excelentes muestras de cine de terror como “El ladrón de cuerpos” (1945) o “La casa encantada”, una escalofriante historia de terror psicológico con elementos sobrenaturales que se ha convertido en un film de culto gracias a su condición de ejemplo perfecto del subgénero de ‘casas encantadas’, a ciertas osadías de su argumento que anunciaban la revolución cultural de los 60 (como la normalidad de un personaje homosexual), a una original puesta en escena cargada de ingeniosos movimientos de cámara y a su claustrofóbica ambientación inspirada en el estilo Rococó.

Interesado por los fenómenos paranormales de un viejo caserón en el que sucedieron extraños crímenes, el doctor John Markway (Richard Johnson), ayudado por la psíquica Theodora (Claire Bloom) y Eleanor Lance (Julie Harris), decide comenzar una investigación. Junto al heredero de la dueña de la casa (Russ Tamblyn) se trasladan allí.

Aunque la crítica se rindió a su excelente ambientación, fotografía y realización, también criticaron un argumento (basado en la novela de Shirley Jackson) que cojeaba en diversos puntos; pero sobre todo fue el público el que se sintió atraído por esta icónica reflexión sobre los resortes del miedo en el que (en la línea de la magistral “Suspense”, 1961, de Jack Clayton) nunca podemos estar totalmente seguros de si los elementos sobrenaturales son reales o simplemente forman parte de alguna clase de psicosis de su protagonista. En definitiva una pieza fundamental del cine de terror psicológico (de fantasmas) cuya enorme influencia provocó un remake tan exitoso como olvidable (“La guarida”, 1999, de Jan de Bont).

 

– Para los que estén concienciados de pasar una tarde de sustos clásicos de calidad.

– Imprescindible para interesados en los recursos del cine de terror.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies