CINEBLOG.NET

 

Nathan Juran - 1964 - 'La gran sorpresa'Entrañable y divertida adaptación de la novela “Los primeros hombres en la Luna” (1901), del clásico de la ciencia-ficción H.G. Wells, en la que se reunieron diversos talentos del cine de género que convirtieron estas improbables aventuras en un ingenuo pero estimulante festival de efectos especiales, personajes carismáticos e imaginativas situaciones. Al frente estaba el oscarizado director artístico (por “¡Qué verde era mi valle!”, 1941, de John Ford) Nathan Juran, el cual ya había puesto su pulcritud visual y profesionalidad al servicio de varias joyas del fantástico en los propicios años 50 (“A 20 millones de millas de la Tierra”, 1957, “Simbad y la princesa”, 1958, o “El ataque de la mujer de 50 pies”, 1958). Además, el mito de los efectos especiales en ‘stop motion’ Ray Harryhausen fue (además de productor asociado) el encargado de dar vida a las diferentes criaturas lunares. Todo para poner en imágenes el texto del no menos mítico Nigel Kneale (creador del doctor Quatermass y guionista destacado del Free Cinema).

En 1964, un cohete tripulado por un grupo de astronautas representativo de las Naciones Unidas llega a la Luna. Allí encuentran una bandera británica que declara la Luna territorio de la Reina Victoria. En La Tierra, un anciano relata como 70 años antes (en 1899), el y otros habían estado en el satélite terrestre.

A pesar de que los años 60 estaban trayendo aires de renovación en el género de ciencia-ficción que pasaban por un futurismo sofisticado, aséptico y ultratecnológico; Juran, fiel al espíritu de la novela original, apuesta por lo retro, logrando una de las mejores muestras de ‘ciencia-ficción victoriana’ que ha dado el cine, recorrida por un familiar sentido del humor y una imaginación tan desenfadada como desbordante. Así, aunque echemos de menos una interpretaciones más inspiradas, es fácil dejarse llevar por esta comedia de aventuras y ciencia-ficción casi ‘steampunk’ que presenta una concurrida y desenfadada Luna muy alejada de la árida y realista visión que popularizó el género en años posteriores (sobre todo a partir de “2001: una odisea del espacio”, 1968, de Stanley Kubrick).

 

– Para amantes de la ciencia-ficción retro para toda la familia.

– Imprescindible para seguidores del siempre inspirado maestro Ray Harryhausen.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies