CINEBLOG.NET

 

Clint Eastwood - 2004 - 'Million Dollar Baby'Tras un par de obras menores (“Space Cowboys”, 2000, y “Deuda de Sangre”, 2002), Clint Eastwood volvió a demostrar, en el siglo XXI, que era capaz de lo mejor con un par de dramas muy por encima de la media: la durísima “Mystic River” (2003); y la atrevida “Million Dollar Baby”, que a la postre se ha convertido en una de sus mejores películas. El director de “Sin perdón” (1992) se sumerge otra vez en un entorno lleno de personajes crepusculares (alrededor de los que orbitan jóvenes con sus prisas y sueños) que intentan dejar el mundo lo mejor que pueden antes de irse de él; esta vez introduciendo algunos temas controvertidos que dan lugar a debate (eutanasia) y poco tratados (como boxeo femenino). Cine a la antigua usanza, potente, trascendente y sombrío, con buenos diálogos de Paul Haggis (que al año triunfaría en los Oscars con el drama coral “Crash”), una dirección magistral y unas interpretaciones tan naturales como emocionantes.

Maggie Fitzgerald (Hilary Swank) es una joven camarera de Missouri que viaja a Los Angeles para intentar convencer a Frankie Dunn (Clint Eastwood), un viejo entrenador pugilístico, de que la prepare. Aunque al principio Frankie se niega a trabajar con ella porque la considera demasiado mayor (tiene ya 31 años), pero cuando al boxeador al que está entrenando lo abandona, decidirá darle una oportunidad a Maggie.

La irregular pero efectiva (y muy trabajadora) Hilary Swank ganó su segundo Oscar (tras “Boys don’t cry”, 1999, de Kimberly Peirce), sin amilanarse por codearse con titanes del oficio de la talla de Morgan Freeman (que logró el galardón al mejor secundario) o el propio Clint Eastwood (el cual consiguió dos premios, como productor y director, además de ocuparse de la banda sonora); y el guión de Paul Haggis esquiva los tópicos del género con sensibilidad y algo de ingenio (aunque la Warner intentó vender el film como una especie de “Rocky” femenino); pero son los totémicos rostros de los veteranos los que imprimen a la película esa atmósfera trágica, nostálgica y realista bajo la que ni la bondad, ni el trabajo duro (ni siquiera ser el protagonista) te aseguran el éxito.

 

– Para todos los amantes del cine de aliento clásico y dilemas morales.

– Imprescindible para seguidores del último clásico hollywoodiense.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies