CINEBLOG.NET

 

Alan Parker - 1991 - 'The Commitments'Comedia social musical y obrera dirigida por el heterogéneo Alan Parker (“El expreso de medianoche”, 1978, “Pink Floyd’s The Wall”, 1982, o “El corazón del ángel”, 1987). Un gran homenaje al soul, no solo musical (con interpretaciones brillantes de Andrew Strong y resto del reparto), sino también a sus temas y maneras, a su historia y a las emociones que provoca. Saltando de la comedia proletaria inglesa (por encima de “Full Monty”, 1997, de Peter Cattaneo, y similares) al film musical de auge y caída, la película desarrolla una serie de situaciones y personajes tan divertidos como conflictivos (inolvidable Johnny Murphy como el viejo y ligón roquero Joey ‘Labios’ Fagan). Las canciones de Wilson Pickett, Otis Redding, Aretha Franklyn o Al Green junto con el realista retrato psicológico y social del Dublin proletario de finales de los 80 convierten a “The Commitments” en una joya intemporal y muy entretenida.

Jimmy Rabitte (Robert Arkins) es un joven de los suburbios de Dublin Norte, cuyo sueño es tener una banda de soul, así que decide poner un anuncio en el periódico buscando músicos. Tras un difícil casting y unos accidentados ensayos, The Commitments comienzan su andadura; aunque las tiranteces entre los diversos componentes no tardarán en dar problemas.

Basada en la primera novela de la ‘Trilogía Barrytown’ de Roddy Doyle (las otras dos partes se convertirían en “Café irlandés”, 1993, y “La camioneta”, 1996, ambas de Stephen Frears), la película de Alan Parker tiene humor, drama, romance y mucha música; ingredientes perfectos para confeccionar una trama realista y agridulce que, no obstante, nunca pierde cierto halo de optimismo. Con el espíritu de una buena canción de soul, “The Commitments” nos sumerge en una historia de inadaptados que buscan salir de su exclusión social por medio de la expresión de sus interioridades a través del arte, de la música; todo con un tono de épica costumbrista que eleva la cotidianidad y la naturalidad al estatus de elementos forjadores de mitos como ya hicieron los grandes intérpretes del género.

 

– Para amantes del cine social sin truculencias.

– Imprescindible para cualquier melómano que se precie de serlo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies