CINEBLOG.NET

 

Charles Crichton - 1988 - 'Un pez llamado Wanda'John Cleese (guionista del film) se propuso recuperar el irreverente, irónico y jocoso estilo de los Estudios Ealing de posguerra (“Ocho sentencias de muerte”, 1949, de Robert Hamer, o “El hombre vestido de blanco”, 1951, o “El Quinteto de la muerte”, 1955, ambas de Alexander Mackendrick) con este divertidísimo relato de ladrones a la caza del botín para el que contó con uno de los directores habituales del estudio: el veterano Michael Crichton (“Oro en barras”, 1951). Un reparto en estado de gracia compuesto por los ex-Monty Python John Cleese y Michael Palin, un polivalente Kevin Kline (que gano el Oscar al mejor secundario) y una atractiva Jamie Lee Curtis; junto a un ingenioso guión, que rebosa clasicismo y mala leche, y una realización más que correcta; elevan la categoría de esta disparatada comedia de enredo que pasa de lo puramente grotesco a lo escatológico y a lo refinado con bastante soltura.

Tras dar un golpe a una joyería, Georges (Tom Georgeson), el único miembro de la banda que sabe donde están escondidas las joyas, es encarcelado y los otros implicados intentarán por todos los medios averiguar su paradero. Para ello Wanda Gershwitz (Jamie Lee Curtis), novia de Georges, intentará seducir al abogado defensor (John Cleese).

Como sucede en las ácidas comedias negras que homenajea, “Un pez llamado Wanda” utiliza como ‘leit motiv’ cómico la idiosincrasia británica (en este caso el descontento Reino Unido de Margareth Tatcher), con su flema y su corrección como mordaza de los instintos primarios (sobre todo los sexuales); pero también tiene tiempo de ridiculizar la prepotencia, la vulgaridad y la amoralidad estadounidense (a través de un divertido, psicopático y sobreactuado Kevin Kline). Una enredada comedia de personajes, cuya trama termina siendo lo de menos (tal vez pierde un poco de fuelle hacia el final), de esas que siempre dejan un buen sabor de boca. John Cleese intentó repetir el éxito del film con la entretenida “Criaturas feroces” (Fred Schepisi & Robert Young, 1997), con el mismo reparto pero resultados más irregulares.

 

– Para cualquiera que tenga un rato libre para sonreir.

– Imprescindible para cerrar un buen maratón de películas de la Ealing.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies