CINEBLOG.NET

 

Fred Dekker - 1987 - 'Una pandilla alucinante'Existe una máxima popular que dice que había dos clases de niños en los 80: los que preferían “Los Goonies” (Richard Donner, 1985) y lo que se decantaban por “Una pandilla alucinante”; lo que indica la condición de referencial comedia de aventuras juveniles del carismático film del entonces prometedor Fred Dekker (“El terror llama a su puerta”, 1986, o “RoboCop 3”, 1993). Pero mientras la película de Richard Donner se miraba en el cine clásico de piratas y búsquedas del tesoro, “Una pandilla alucinante” recupera a los más importantes iconos del cine de terror de la Universal (recreados por Stan Winston) con el espíritu pulp desprejuiciado de films de los años 40 como “La zíngara y los monstruos” (Erle C. Kenton, 1944) y con el divertido e idealizado retrato de la adolescencia propio de las comedias de los años 80. Así, el guión de Dekker y Shane Black (guionista de “Arma letal”, 1987, de Richard Donner o “El último Boy Scout”, 1991, de Tony Scott; y director de “Kiss Kiss Bang Bang”, 2005) supone un estupendo entretenimiento plagado de referencias al cine de terror, tan inverosímil como recordable.

En una pequeña ciudad de EE.UU., un grupo de niños amantes de las películas de miedo, tiene un club llamado ‘The Monster Squad’. En ellos recaerá la responsabilidad de salvar al mundo del regreso de Drácula, acompañado de La Momia, el Hombre Lobo o el monstruo de Frankenstein.

Aunque “Una pandilla alucinante” aboga por el cine clásico (incluso se ríe de tendencias modernas como el ‘slasher’), también podemos encontrar en este film de culto ochentero un espíritu más transgresivo y provocador que en las peripecias de sus, algo más edulcorados, colegas de los muelles de Goon; un lenguaje más vulgar (‘¿el hombre lobo tiene pelotas?’), unos comportamientos y unas situaciones más atrevidas y un tratamiento más escabroso y realista de los tópicos del cine estadounidense de iniciación grupal adolescente (el club de chicos donde no permiten chicas, el viejo alemán al que tienen miedo, la casa del árbol, …). Una de esas películas imposibles de ver sin una sonrisa nostálgica en la boca.

 

– Para los que no tienen bastante con un monstruo por película.

– Imprescindible para amantes del cine de aventuras preadolescentes.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies