CINEBLOG.NET

 

Ladislao Vajda - 1958 - 'El cebo'Con más de 30 años de carrera cinematográfica a sus espaldas (comenzó como guionista, en su Hungría natal, en los tiempos del cine mudo) y unos cuantos clásicos irreductibles de la cultura popular española como las coproducciones con Italia “Marcelino pan y vino” (1955) o “Un ángel pasó por Brooklyn” (1957); Ladislao Vajda llegó a la cima de su filmografía con esta angustiosa y siniestra historia policíaca (basada en la misma novela en la que Sean Penn basó “El Juramento”, 2001) que utilizaba el cine criminal para reflexionar sobre temas como el mal, la inocencia o la búsqueda de sentido de una manera insólita para el cine español (es una coproducción entre Suiza, Alemania y España). Vajda sabe combinar a la perfección la interesante trama que se desarrolla a partir de la investigación policial con una serie de perversos elementos que nos sitúan en el aún mágico punto de vista de la infancia, creando una atmósfera de cuento cruel que remite a esos peligros a los que enfrentaban los niños en los cuentos clásicos.

Un vendedor ambulante encuentra a una niña muerta en un bosque cercano a un pequeño pueblo suizo. Al principio se sospecha del vendedor, pero tras el suicidio de este en su celda, el comisario Mattei (Heinz Rühmann) se involucra en el caso convirtiéndolo en algo personal, a pesar de que iba a jubilarse.

La obsesión por conocer la verdad es el leit-motiv de este impecable thriller (al igual que en films como “Zodiac”, 2007, de David Fincher) que trata temas tan escabrosos como los secuestros y asesinatos de niños de una manera que habría envidiado el mismo Fritz Lang (comparte ciertos rasgos con “M, el vampiro de Düsseldorf”, 1931). Toda una joya olvidada del cine español, una rareza a reivindicar que sorprende a propios y extraños por su estudio anatómico del crimen (y del perfil psicológico tanto del pederasta como del investigador) y su solución; la inquietante interpretación de Gert Fröbe, el malvado Goldfinger de “James Bond contra Goldfinger” (Guy Hamilton, 1964); su intemporalidad y universalidad; o su complejidad, tanto narrativa como temática.

 

– Para todos los que quieran ver cine policíaco y de calidad.

– Imprescindible para conocer a uno de los grandes inmigrantes del cine español.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies