CINEBLOG.NET

 

Nicholas Ray - 1950 - 'En un lugar solitario'Gran artesano de la época dorada del cine hollywoodiense, Nicholas Ray fue reivindicado por los miembros de la Nouvelle Vague (en los 60, época en la que se dedicaba a uperproducciones como “Rey de Reyes”, 1961, o “55 días en Pekín”, 1963) como un autor en toda regla; rasgo que se aprecia en grandes obras maestras de diversos géneros que profundizan en la psicología atormentada de ‘tipos duros’ (por diversas causas) enfrentados al abandono o la incomprensión del mundo que los rodea. Ejemplos de esto fueron el western de cámara “Johnny Guitar” (1954), el drama de ‘juventud airada’ “Rebelde sin causa” (1955) o “En un lugar solitario”, una descorazonadora mirada a la industria del Séptimo Arte que utiliza elementos del cine negro y el thriller criminal para llevarnos a los rincones más oscuros del glamour hollywoodiense y de la psique humana; que a la postre se convirtió en una de sus mejores películas.

Dixon Steele (impagable Humphrey Bogart) es un guionista que ha de adaptar una novela que no tiene ganas de leer. Una noche decide llevar a su casa a la chica que trabaja en el guardarropa del Club, la cual ha leído el libro y podrá contárselo. Pero al día siguiente la muerte de la chica desencadenará toda una serie de sospechas, por parte de la policía y también por parte del público.

“En un lugar solitario” fue rodado de manera independiente, al margen de los grandes estudios (aunque para ser vendida a la Columbia), lo que explica la mayor libertad creativa que Nicholas Ray tuvo a la hora de afrontar esta desmitificadora historia de ‘cine dentro del cine’. Humphrey Bogart borda el papel de guionista cínico y algo violento (con sus frases lapidarias y su mirada de desprecio), su bella partenaire Gloria Grahame tampoco desmerece y la dirección también es excepcional; Nicholas Ray da muestras de maestría en su control del suspense y de los elementos dramáticos logrando una película compleja y muy personal alrededor del aislamiento del artista, del autor, del escritor, del ser humano. Ha influenciado a autores modernos como los Cohen (“Barton Fink”, 1991) o David Lynch (“Mulholland Drive”, 2001).

 

– Para amantes del cine clásico de autor.

– Imprescindible para seguidores de los retratos psicológicos atormentados.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies