CINEBLOG.NET

 

John Algar, ... - 1940 - 'Fantasia'Después de las exitosas “Blancanieves y los siete enanitos” (1937) y “Pinocho” (1940), Walt Disney se lanzó al vacío con este festival experimental de música e imágenes que dejó a un público acostumbrado a las historias lineales y emotivas totalmente frío. Siete secuencias (como la memorable “El aprendiz de brujo” con Mickey Mouse o la de los cocodrilos y las hipopótamas bailando al son de la “Danza de las horas” de Ponchielli) a cargo de los mejores realizadores (y animadores) del estudio componen este prodigio artístico pionero en diversas técnicas de sonido (como el uso de varios canales de audio, lo que requería la instalación de un nuevo sistema: el Fantasound) y que funciona como repaso-compendio de diversos géneros, estilos y motivos del cine musical y de animación; además de desprender un amor y una confianza enormes hacia las posibilidades y la atemporalidad de la música clásica.

El prestigioso director de orquesta Leopold Stokowski y la Orquesta de Philadelphia interpretan ocho piezas de compositores como Bach, Tchaikovski, Beethoven o Stravinski mientras asistimos a una serie de segmentos que van desde la animación abstracta (inspiradas en la obra de Oskar Fischinger) hasta la tenebrosa evocación del expresionismo alemán de ‘Una noche en el Monte Pelado’ de Mussorgski.

Aunque el proyecto de Disney era ir renovando periódicamente los segmentos del film (introduciendo las novedades técnicas y las vanguardias artísticas que fuesen surgiendo), el fracaso en taquilla hizo que tuviésemos que esperar hasta 1999 (con la también apreciable “Fantasía 2000”) para volver a disfrutar de la hipnótica combinación de música e imágenes que presenta esta inmortal obra maestra. El trauma de “Fantasía” supuso un punto de inflexión en la carrera de Walt Disney, un atrevimiento que a penas se permitió después; pero también un recuerdo de que los intereses del a menudo criticado Walt Disney estaban muy por encima de crear meros entretenimientos que poder vender en masa; su visión pasaba por la calidad y la originalidad de sus productos.

 

– Para musicólogos que gustan de la animación clásica más osada.

– Imprescindible para contrastar la mala fama del Emporio Disney actual.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies