CINEBLOG.NET

 

086 - Werner Herzog - 1979 - 'Nosferatu, vampiro de la noche'Aunque a priori, entre una parábola maliciosa sobre el ‘sueño americano’ (“Stroszek”, 1977) y la reflexión sobre la presión social y el amor que fue “Woyzeck” (1979), no parezca encajar muy bien en la siempre arriesgada, provocativa y personal filmografía de Werner Herzog (“El enigma de Gaspar Hauser”, 1974, o “Grizzly Man”, 2005); lo cierto es que este fue uno de sus proyectos más deseados. Su amor por el clásico del expresionismo alemán “Nosferatu el vampiro” (F.W. Murnau, 1922) lo llevó a hacer su propia versión asimilando muchos de sus elementos (la iluminación, la inquietante caracterización del protagonista, …) pero llevando su terreno la historia (el film de Murnau estaba basado, de manera ilegal, en “Drácula” de Bram Stoker); confeccionando unos complejos retratos psicológicos y perfilando la figura de vampírico conde como uno de esos grandilocuentes hombres que se enfrentan a un mundo hostil tan solos como apasionados.

Jonathan Harker (Bruno Ganz) viaja hasta Transilvania para cerrar un negocio inmobiliario con el misterioso conde Drácula (Klaus Kinski). Aunque los lugareños vecinos del castillo del conde le tienen miedo e insinuan que es alguna clase de vampiro, cuando Jonathan, que ha dejado a su joven esposa Lucy (Isabelle Adjani) en Alemania, llega al castillo Drácula parece bastante amable.

El film de Herzog (que también escribió el guión) supuso la segunda colaboración (de cinco, entre las que se cuentan las geniales “Aguirre, la cólera de dios”, 1972, o “Fitzcarraldo”, 1982) entre el director y su actor fetiche Klaus Kinski; cuya tumultuosa relación profesional de amor-odio fue objeto del excelente documental “Mi enemigo íntimo” (1999), del propio Herzog. Pero también se convirtió en uno de los grandes referentes dentro del cine de terror de autor de las décadas posteriores, por su tenebrosa concepción estética (donde encaja perfectamente la épica oscura de la banda sonora de Popol Vuh, grupo de electrónica progresiva habitual de los films de Herzog), su interés por los personajes, su trasfondo alegórico y su inteligente cinefília.

 

– Para amantes del cine de terror de autor.

– Imprescindible para interesados en las revisitaciones de los monstruos clásicos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies