CINEBLOG.NET

 

Abbas Kiarostami - 1987 - 'Dónde está la casa de mi amigo'Aunque el director iraní Abbas Kiarostami (“Close-Up”, 1990, “A través de los olivos”, 1994, o “El sabor de las cerezas”, 1997) llevaba haciendo películas desde principios de los 70, fue a finales de los 80, con “¿Dónde está la casa de mi amigo?”, cuando occidente se fijó en este maestro del realismo cinematográfico. Antes de que comenzar a explorar la realidad con estimulantes juegos metacinematográficos, Kiarostami profundizó en el estado político y social de su país con este ‘microviaje iniciático’ que nos muestra el mundo a través de los ojos de un niño, de una mirada límpia e inocente que ha de afrontar la incomunicación y los dogmatismos de una sociedad inmovilista irremediablemente descontenta. La pureza de la visión de Kiarostami, junto con su valor simbólico, testimonial y didáctico convierten el film en una de las grandes obras maestras del cine de Oriente Medio.

En un pequeño poblado del Irán rural, tras la guerra civil (1978-79), Ahmed, un niño de 8 años, intenta devolver a un compañero de clase su cuaderno para que al día siguiente no lo expulsen. Mientras Ahmed sufre por lo que le pueda pasar a su amigo, los adultos a su alrededor lo tratan con desdén y crueldad.

La sencillez de la propuesta contiene una profundidad de valores (como la solidaridad) que convierte al film en imprescindible (sin contar con su valor como retrato de una sociedad particular). El niño luchará contra la incomprensión y la intolerancia de esa sociedad opresora que no valora el deber civil que a priori quieren inculcar a los niños. La incomunicación y la falta de comprensión por parte de los adultos hacia el protagonista del film pueden ser visto como una parábola de la tolerancia cero que el gobierno iraní tiene con sus artistas en general y con los directores de cine en particular; aunque también como el esperanzador surgimiento de una nueva generación, capaz de desafiar las antiguas convenciones). Una inigualable ventana a un mundo alejado geográficamente, pero recorrido por una universalidad moral con la que cualquiera puede empatizar.

 

– Para todo el mundo.

– Imprescindible para los fans de las ‘películas-de-niños-del-tercer-mundo’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies