CINEBLOG.NET

 

Achero Mañas - 2000 - 'El Bola'Después de triunfar con excelentes cortometrajes que exploraban el mundo de la infancia desde una perspectiva realista y analítica (con “Cazadores”, 1997, logró el Goya y “Paraísos artificiales”, 1998, se alzó con el premio al mejor corto en el Festival de Málaga), Achero Mañas abandonó definitivamente su irregular carrera de actor para escribir y dirigir una de las más impresionantes y emocionantes películas jamás rodadas sobre del maltrato infantil. Valiente, comprometido, sincero y necesario drama sobre como las frustraciones o los ideales de los padres influyen en la configuración de las moldeables personalidades de sus hijos. Un recorrido terrorífico-costumbrista por las alegrías y las miserias de un barrio obrero que profundiza en la psicología adolescente asomándose a sus miedos y sus sueños con cariño y crudeza; por medio de unos personajes que desafían con inteligencia los estereotipos forjados por la tradición más rancia y una trama que te retuerce el corazón.

Pablo (un conmovedor Juan José Ballesta, en su debut), alias ‘El Bola’, es el hijo de 12 años de una familia trabajadora de bajo nivel cultural. Alfredo (Pablo Galán) es nuevo en la escuela y se hace amigo de Pablo, el cual quedará sorprendido cuando conozca a los padres de este, cariñosos y modernos, totalmente opuestos a los suyos.

Como otros trabajos de Achero Mañas (como “Noviembre”, 2003), “El Bola” fue tachada de cierto esquematismo ‘progre’ en su planteamiento (padre guay contra padre facha); pero lo cierto es que el director nos presenta unos personajes suficientemente complejos como para que podamos mirar más allá (las estupendas interpretaciones ayudan mucho), no busca generalizar sino denunciar una situación más habitual de lo que cabe suponer y exponer sus ideas (como buen autor) acerca de las virtudes y las dificultades de la educación (Mañas aboga por una educación más liberal, sin dejar de ver sus contras). “El Bola” provoca en el espectador una sensación de impotencia y odio tan desagradable como edificante, pero también una empatía desbocada hacia la infancia, hacia esos niños que todos hemos sido alguna vez.

 

– Para educar en valores.

– Imprescindible para buscadores del mejor cine social español.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies